Cómo hacer meditación india


La meditación es cuando una persona entrena la mente para que sea más consciente de sí misma, para mirar hacia adentro o para alcanzar un estado alterado de conciencia. Es una práctica antigua con una rica historia en la India, donde la usan las tradiciones budistas e hindúes. La meditación tiene beneficios reales y puede mejorar tu calidad de vida, ya sea que la hagas para relajarte o por razones espirituales más importantes. Pruebe algunas de estas técnicas simples y efectivas para comenzar.

Haciendo meditación Vipassana

Siéntese en el suelo o en una silla. Encuentre un lugar donde pueda sentarse cómodamente durante al menos diez minutos. Podría ser en interiores o exteriores. Sin embargo, lo que más importa es que sea silencioso y sin ruidos molestos como la música, la televisión o la gente hablando.
No todo el ruido es malo en la tradición Vipassana. El sonido ambiental como los autos o el tic-tac de un reloj pueden ser puntos para que usted enfoque su atención plena.
Lo ideal es llevar ropa holgada y quitarse los zapatos.
Siéntese en el suelo o sobre una almohada. Puede adoptar varias posturas, como el medio loto, el loto completo o con las piernas cruzadas. Asegúrese de estar erguido, con la columna recta y sin apoyo.
Si tiene dolor de espalda, también está bien sentarse erguido en una silla.
Tu postura debe ser erguida, pero no demasiado tensa. Querrá que su mente y cuerpo estén relajados, mientras que el esfuerzo por permanecer erguido debe energizar su meditación.

Pon tus manos en tu regazo. Ahora, coloque sus manos una encima de la otra en su regazo, con las palmas hacia arriba. Tradicionalmente, su mano derecha debe descansar sobre la izquierda. También puede ser útil para los principiantes cerrar los ojos.
Trate de no apretar las manos ni cerrar los puños.
Los ojos cerrados te ayudarán a concentrarte. Pero la concentración no es clave para la meditación Vipassana y puede que sea mejor abrirlos si, como sucede a veces, ve imágenes perturbadoras.

Centra toda tu atención en la respiración. Dirija su atención al ritmo de su inhalación y exhalación. A algunas personas les resulta útil concentrarse en el ascenso y la caída del abdomen, por ejemplo, una o dos pulgadas por encima del ombligo. Siga este movimiento con su mente, de principio a fin.
Si tiene problemas para seguir el ascenso y la caída de su abdomen, coloque su mano sobre él.
También puede intentar concentrarse en la sensación del aire cuando pasa por las fosas nasales y toca la piel del labio superior. Esta práctica es un poco más avanzada.
“Agudice su atención” a estos movimientos. Sea consciente de las sensaciones envueltas de principio a fin. No intente dividir el acto en partes, experimentelo como un movimiento continuo.

Observe – y libere – otras sensaciones y pensamientos. Mientras medita, concéntrese en el “objeto principal” de su atención, es decir, su respiración. Sin embargo, si su mente vaga hacia un “objeto secundario”, como un pensamiento, un sonido o un sentimiento, concéntrese en ese objeto por un momento.
No te resistas a los objetos secundarios. En cambio, la idea es dejar que te pasen. Haz una pausa por un segundo o dos y dales notas mentales abstractas. Si escuchas a un perro que ladra, etiquétalo como “audición”. Si siente la picadura de un insecto, etiquételo como “sensación”.
Una vez que haya notado un objeto, déjelo ir y regrese al objeto principal de su respiración. Así, notarlo te permite ser consciente del mundo que te rodea sin estar apegado. Las sensaciones deberían subir y pasar sobre ti.
Se supone que este desapego te ayudará a apreciar la impermanencia del mundo y la vacuidad del yo.

Empiece lentamente y aumente su meditación. ¿Cuánto tiempo deberías intentar meditar? No hay una respuesta correcta, excepto que algunas son mejores que ninguna. Sin embargo, apuntar a 15 minutos al día al principio es un objetivo factible. Trabaja a partir de ahí.
Aumenta lentamente el tiempo que meditas unos 5 minutos por día cada semana, hasta que llegues a los 45 minutos.
Habrá días en los que estará demasiado ocupado para dedicar 45 minutos a la meditación. Está bien. Pero trate de reservar algo de tiempo, por breve que sea.

Ser consciente con Anapanasati

Encuentra un lugar bueno y tranquilo. Al igual que la meditación Vipassana, Anapanasati se trata de la atención tranquila. El primer paso, entonces, es encontrar una ubicación adecuada. El Buda recomendó tres: el bosque, el pie de un árbol o un lugar aislado o vacío.
El silencio es esencial para Anapanasati, especialmente para los principiantes. Para ti, una habitación tranquila puede ser lo mejor. Un bosque o una playa apartados también pueden funcionar bien.
El silencio te ayudará a desarrollar la concentración. Si no puede encontrar el silencio total, busque un lugar que sea tranquilo y privado.

Sientate derecho. Las personas pueden meditar en varias posturas diferentes, como estar de pie, reclinarse, sentarse y caminar. Sentarse es lo mejor para Anapanasati. Idealmente, debe tomar una posición de piernas cruzadas con ambos pies hacia arriba y descansando sobre sus muslos, es decir, la posición de loto.
No se preocupe si no puede tomar la posición del loto. También es aceptable sentarse con las piernas cruzadas y una pierna ligeramente doblada.
También debe sentarse erguido. Tu torso debe estar erguido pero no tenso ni rígido. Imagina que todos los huesos de tu columna están unidos.
En cuanto a sus manos, deben reposar suavemente sobre su regazo. Como en Vipassana, la mano derecha está tradicionalmente encima de la izquierda con las palmas hacia arriba.
Sus ojos pueden estar cerrados, medio cerrados o abiertos, lo que sea más cómodo, y su cabeza debe estar inclinada hacia abajo, con la nariz perpendicular al ombligo.

Concéntrate en tu respiración. El foco de tu atención plena en Anapanasati será nuevamente la respiración. Dirija su mente hacia el ascenso y la caída, la inhalación y la exhalación de su respiración. Siga las sensaciones involucradas y sea consciente de ellas.
Sea especialmente consciente del lugar en el que la respiración entra y sale de sus fosas nasales. Esta será una mancha justo debajo de la nariz o encima del labio superior. Centre en el lugar donde el aliento toca la piel.
Tenga en cuenta: cuando inhale, reconozca que está inhalando. Lo mismo ocurre cuando exhala. Sin embargo, no intente controlar o contener la respiración. A medida que aumenta su conciencia de la respiración, se volverá menos voluntariosa.

Empiece por “contar. ”Hay ocho pasos graduados en la meditación Anapanasati, cada uno trabajando hasta el nirvana. El nivel básico y más rudimentario es “contar”. El conteo está destinado a personas sin experiencia en la técnica. Las personas con experiencia en meditación pueden no necesitarlo y pueden comenzar con el segundo nivel.
Fija tu atención en la punta de tu nariz, como se dijo. Ahora, cuente los movimientos de su respiración. Por ejemplo, puede contar la primera inhalación como “uno, uno” y la primera exhalación como “dos, dos”. Continúe con la décima respiración (“diez, diez”) antes de volver a “uno, uno”.
Si pierde la pista, comience de nuevo en “uno, uno”.
El conteo en sí mismo no es meditación. En cambio, ayuda a calmar la mente errante, haciéndote consciente cuando te distraes y pierdes la cuenta.

Siga más “pasos” para desarrollar su práctica. En Anapanasati hay ocho pasos en total. Para avanzar en la técnica, poco a poco podrá pasar a niveles superiores. “Siguiente” viene a continuación. Una vez que haya calmado su mente con el conteo, debería poder rastrear o “seguir” mentalmente el curso de su respiración sin hacer un seguimiento.
Seguir simplemente significa seguir la respiración con la mente. No inhala ni exhala deliberadamente, sino que solo permanece consciente de que tiene lugar. Trate de ver el comienzo, el medio y el final de cada ciclo de respiraciones. Esta práctica se llama “experimentar todo el cuerpo”.
“Contacto” y “Reparación” vienen a continuación. Ambos requieren una mayor concentración y son más difíciles de alcanzar. Las personas que alcanzan este nivel pueden sentir que han dejado de respirar por completo, porque están tan tranquilas que es difícil sentir la acción de la respiración. Deben mantenerse enfocados en el lugar debajo de las fosas nasales. Muchos reportan calma, alegría o incluso visiones poderosas.
Muy pocas personas llegan a los pasos superiores de la técnica. La “observación”, el “apartarse”, la “purificación” y la “retrospección” lo llevarán a senderos superiores de autoconciencia.
Si desea alcanzar estos grados más altos, lo más probable es que necesite encontrar un maestro espiritual que lo guíe. Considere asistir a un retiro de meditación: los monasterios y otros centros de todo el mundo organizan estos retiros, en muchos casos como un servicio gratuito a la comunidad.

Probar la meditación mantra

Elige un mantra. La meditación mantra proviene de la tradición hindú e implica la repetición meditativa de una sola palabra o frase. Este es el “mantra”. El propósito del mantra es brindarle un foco de atención, como respirar las técnicas Vipassana y Anapanasati. Primero, elige tu mantra.
Puede elegir cualquier palabra o una que le inspire. ¡Simple es mejor!
Algunos mantras antiguos son “Om”, “Om Mani Padne Hum”, “Ham-sah” o “Namo Amitabah”. Los mantras modernos pueden ser “paz”, “amor” o “uno”.
En realidad, elegir un mantra que no esté en inglés podría ayudar, porque tendrá menos conexiones con él. No te distraerá de tu meditación.

Elija un buen momento y lugar. Obviamente, no existe el momento ni el lugar adecuados para realizar la mediación. La elección es personal. Sin embargo, algunas personas encuentran que la mediación con mantras tiene sus mejores resultados si se hace a primera hora de la mañana, después del trabajo o durante su punto bajo de la tarde alrededor de las 4 en punto.
En cuanto a los lugares, asegúrate de tener un lugar tranquilo donde no te molesten. Por ejemplo, pruebe con su dormitorio, su patio trasero o un parque, un bosque o una playa tranquilos.
La clave es minimizar las distracciones. Cuanto más tranquilo y menos gente, mejor.

Siéntate y cierra los ojos. No es necesario que se siente con las piernas cruzadas o en posición de loto para la meditación del mantra. Encuentre un lugar cómodo para sentarse erguido. Si lo desea, apoye su espalda con un cojín o la pared o incluso siéntese en una silla.
No se recomienda acostarse para este tipo de meditación; puede conciliar el sueño fácilmente.
Cierre los ojos y siéntese quieto durante medio minuto más o menos. Acostúmbrese a su entorno y respire profundamente varias veces.

Canta tu mantra. Después de algunas respiraciones profundas, reanude su respiración normal y comience a cantar su mantra. Algunas personas se sienten cómodas haciendo esto en voz alta. De lo contrario, repita la palabra en silencio en su cabeza sin mover la lengua ni los labios.
No fuerces las cosas. La repetición del mantra debe ser relajada y suave.
Tampoco necesita preocuparse por coordinar el mantra con su respiración. Deje que ambos vengan de la manera más natural posible.
A algunas personas les resulta útil imaginar que el mantra se les susurra al oído, en lugar de venir de sus propias mentes.
Manténgase fijo en el mantra y no intente vaciar su mente. Cuando su atención divague, vuelva a centrarse en el mantra y en su respiración. No se preocupe si esto sucede, es normal. Lo que es más importante es que te das cuenta cuando comienzas a divagar y reenfocarte.

Empiece lentamente y trabaje hasta lograr sesiones más largas. Intente repetir su mantra durante 5 minutos a la vez para comenzar. Gradualmente, debería poder hacerlo de 20 a 30 minutos, varias veces por semana. Otras personas buscan alternativamente un cierto número de repeticiones, tradicionalmente 108 o 1008.
Algunas personas usan las alarmas de los teléfonos celulares como temporizadores, mientras que otras se sientan con un reloj a la vista. Realmente no importa. Haz lo que funcione mejor para ti.
Cuando te relajes, deja de decir el mantra y siéntate en silencio durante unos minutos más para relajarte. Permítase reincorporarse lentamente a sus actividades normales. De lo contrario, es posible que se sienta mareado como si se hubiera levantado de una siesta. [27]

Consejos
Es mejor concentrarse en su técnica de meditación que en los resultados.
Es posible que al principio no puedas concentrarte fácilmente, pero cuanto más practiques, más fácil se volverá a medida que tu mente aprenda a estabilizarse.
La meditación es un proceso para lograr un estado mental más saludable. La meditación no debe usarse simplemente porque uno se sienta inquieto, sino porque desea perfeccionar sus habilidades mentales.
Se recomienda que medite todos los días.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s