Meditación y misticismo


por Raúl Quintana Selleras

Tanto la meditación como el misticismo atraen a aquellos interesados ​​en una realidad trascendente. Para muchos, el misticismo es más que una ilusión[1]. La mística es, esencialmente, una respuesta audaz a las preocupaciones espirituales humanas más apremiantes, a través de la experiencia directa de la realidad última [2] y la unión del creyente con lo absoluto—autorrealización, éxtasis, esclarecimiento, despertar o iluminación, o como se conoce, en sanscrito, Samadhi, último estado de la fusión con uno—. De manera similar, la meditación es un método de uso frecuente para lograr tal objetivo espiritual; en pocas palabras, se basa en una técnica de disciplina que permite al creyente perfeccionarse y prepararse para acceder a la unión con lo divino.

 La meditación y el misticismo están íntimamente interrelacionados; de hecho, la meditación es una actividad inalienable para varias tradiciones orientales.Por ejemplo, el misticismo hindú se concentra en la práctica constante y paciente: el yoga [1] como una forma de liberar a los creyentes del samsara, karma y maya —ciclo eterno de nacimiento y renacimiento, incrustado dentro de una realidad mundana corrompida e ilusoria— hacia el moksha—liberación—. En la etapa final del yoga, los creyentes acceden a Samadhi y Atman —verdad última, unidad y totalidad, unión con el absoluto o, en una palabra mucho más rotunda, Dios—[1].

Además, la meditación puede considerarse una forma de ritual que accede a una verdad más profunda para eventualmente entrar en contacto con una realidad inefable y trascendente, representada por un poder puro y superior. La meditación busca la paz interior a través de la concentración, en un intento por romper las fronteras y limitaciones que impone la realidad. Para los budistas, el koan —palabra de meditación— es vital para dejar de sufrir y alcanzar la liberación final a partir de la ruptura con la lógica dialéctica de la razón, por ejemplo, la Piedra de la Meditación, que se encuentra en Japón, simboliza cómo la meditación puede ser un camino hacia la verdadera iluminación. En un sentido bastante similar, varias tradiciones africanas interpretan el misticismo como una forma de obtener Ashe—energía eterna—. En consecuencia, la meditación rompe con preconceptos comunes y silogismos lógicos, para acceder a un significado espiritual oculto y complejo, como ocurre con la comprensiónchina a través del concepto de Tao.

 En resumen, la meditación y el misticismo no solo están interrelacionados, sino que son dependientes, unidos a través de una relación estable y simbiótica. Aunque las prácticas orientales tienen una gran preocupación por los rituales meditativos y contemplativos, la tradición occidental no es completamente ajena a tales estándares, ya que el recuerdo ritualista y la oración pueden considerarse formas de meditación en su ejercicio de purificación y devoción con lo divino. Por último, la meditación es un vehículo eficiente que transporta al creyente al reino místico de la realidad última, en donde logra descubrir su verdadera identidad y liberarse de las ataduras que le impiden la realización espiritual.

Referencias:

1 Carmody, D. y Carmody, J. (1996): “Mysticism: Holiness East and West.” Oxford University Press – New York, 3(59). Impresión.

2 Northup, presentación. (2012): “Introduction to Meditation and Mysticism in World Religions.”FIU, Película.

Raúl Quintana Selleras (Cuba, 1984). Tiene una Licenciatura en Estudios Religiosos de la Universidad Internacional de la Florida, así como una Maestría en Sistemas de Información de la Universidad de Texas en Arlington y un Doctorado en Gerencia de la Ingeniería por la Universidad George Washington (2020). Fue el ganador del premio Limaclara Internacional de Ensayo (Buenos Aires, Argentina, 2017) y del XXIX Premio de Ensayo Becerro de Bengoa (Vitoria‐Gasteiz, España, 2018), por fragmentos de la obra «Filosofía fragmentada». Entre sus publicaciones se pueden encontrar poesías, cuentos, ensayos y artículos académicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s