Cómo mejorar tu memoria usando la meditación


Se ha demostrado científicamente que la meditación aumenta la concentración y la memoria. No tienes que usar ninguna meditación para ayudar a tu memoria. El uso de cualquier meditación, como la meditación de atención plena, te enseña a enfocar tu mente. Cuando puede concentrarse mejor, también puede solidificar mejor los conceptos en su memoria a corto plazo. Por lo tanto, practicar la meditación puede ayudarte a desarrollar tu memoria a corto plazo.

Empezar hoy. Es posible que se sorprenda de que no necesite practicar la meditación durante tanto tiempo para comenzar a ver los efectos. Un estudio científico examinó cómo un grupo de estudiantes respondió a la meditación. Con solo dos semanas de práctica de meditación (10 minutos al día, más 4 clases de 45 minutos a la semana), los estudiantes mejoraron significativamente sus puntajes GRE (una prueba estandarizada que se les da a los estudiantes que intentan ingresar a la escuela de posgrado).
De hecho, algunos estudios muestran que tan solo cuatro días de meditación pueden mejorar la capacidad de atención y la memoria.

Practica con frecuencia. Practicar todos los días es ideal. Hacerlo le ayudará a trabajar para aumentar su memoria. De hecho, distribuirlo a lo largo del día puede ser útil, como meditar durante 10 minutos por la mañana, 10 minutos en el almuerzo y 10 minutos por la noche. Sin embargo, si descubre que no puede practicar todos los días, hágalo con tanta frecuencia como pueda.

Cultiva la atención plena. La atención plena es parte de la meditación, pero también es algo que puedes incorporar en tu vida diaria. Mindfulness, en su forma más básica, solo significa prestar atención. En otras palabras, ubíquese en el momento, en lugar de dejar que su mente corra hacia otra parte.
Por ejemplo, cuando estés en la ducha, evita pensar en el día que te espera. En cambio, concéntrate en cómo se siente la ducha. Sienta el calor del agua en su piel, cómo se siente el jabón contra su cuerpo. Preste atención al agradable aroma de su jabón o champú. Permítete sentir realmente cada sensación.
Puedes practicar esta técnica en cualquier lugar. Por ejemplo, mientras lavas los platos, tómate un momento para concentrarte realmente en lo que estás haciendo. Déjate sentir el agua tibia en tu piel, el peso de un plato en tus manos. Pon toda tu atención en limpiar el plato, asegurándote de que esté impecable.

Su forma de trabajo. Es posible que desee participar con una meditación de una hora todos los días. Sin embargo, la mayoría de las personas no pueden mantener ese tipo de práctica si no han meditado antes. Es mejor empezar poco a poco y aumentar el tiempo. Puede comenzar con tan solo tres minutos al día.

Aprender a usar la meditación de atención plena

Elige un lugar para meditar. Realmente, puedes meditar en cualquier lugar, pero es bueno elegir un lugar que no te distraiga, especialmente cuando estás comenzando. Apague la televisión y aléjese de las distracciones. Incluso puedes montar un pequeño centro de meditación en un rincón de tu casa, con una vela y algo en lo que te guste concentrarte.
Siéntese correctamente. Puedes sentarte en una silla o en el suelo. Tu decides. Sin embargo, asegúrese de estar relativamente cómodo. No desea mucha presión en una parte de su cuerpo, por ejemplo. Trate de sentarse con la espalda recta, aunque no tanto que se sienta como una tensión.

Establecerse. Dedique unos minutos a ponerse en el estado mental adecuado. Concéntrese en la vela, si eso ayuda. No tienes que estar completamente concentrado, pero cuando sientas que tu mente divaga, tráela de regreso al centro, al momento.

Concéntrese en su respiración. Una vez que se haya situado, intente prestar atención solo a su respiración. Concéntrese en entrar y salir. No tienes que cambiarlo. Más bien, mantén tu atención en ello, concentrándote todo en ti mismo en inhalar y exhalar. Mientras su mente vaga, tráigala de regreso a su respiración.

Sigue trayendo de vuelta. Cuanto más tiempo permanezca sentado, es más probable que su mente divague. Esta bien. De hecho, es normal. Lo importante es reconocer que se ha desviado y volver a concentrarse. Intente etiquetarlo cuando su mente divague, como decir “pensar” en su cabeza y luego volver a concentrarse en su respiración.

Prueba la respiración profunda. Una forma sencilla de empezar a meditar es probar la respiración profunda. Comience colocando una mano en su pecho y una mano en su estómago. Cuando respira, debe notar que su estómago se expande más que su pecho, ya que está tratando de respirar lo más profundamente posible. Puede ayudar a cerrar los ojos. Respire lentamente por la nariz. Aguante la respiración a la cuenta de siete, luego déjela salir lentamente por la boca a la cuenta de ocho (en su cabeza).
Intente respirar profundamente cinco veces cada vez que intente esta práctica.
Asegúrese de soplar por completo.

Aumento de sus habilidades de meditación

Considere tomar una clase. Si bien las clases no son para todos, una clase puede impulsar su práctica de meditación, lo que le facilitará convertirla en una práctica diaria. Además, si no tiene idea de por dónde empezar, una clase le ayudará a encontrar un buen punto de partida.[dieciséis]
Busque centros de meditación en su área. Algunos estudios de yoga también ofrecen clases de meditación. Además, es probable que los templos o centros budistas de tu zona ofrezcan clases de meditación.
También puede encontrar clases de meditación a través de su biblioteca o su departamento de parques y recreación local, y algunas iglesias ofrecen clases de meditación, particularmente aquellas que adoptan otras tradiciones, como los Unitarios Universalistas.

No dejes que la distracción te ponga ansioso. Todos se distraen cuando meditan. Cuando recién comienza, eso puede causarle ansiedad o enojo consigo mismo. Sin embargo, en lugar de enojarse, simplemente trate de ser consciente de cuándo sus pensamientos se desvían y llévelos de regreso a la meditación.

Tenga en cuenta que incluso un poco de meditación puede ayudar. Es decir, puede pensar que tiene que meditar todos los días a una hora determinada para que sea útil. Sin embargo, si cae en ese pensamiento, es posible que se dé por vencido porque pierde algunos días. Tenga en cuenta que incluso un poco de meditación puede ayudar a mejorar su memoria. Por lo tanto, trate de meditar cuando pueda, incluso si no encuentra tiempo para hacerlo todos los días.

Prueba una meditación guiada. Si no desea tomar una clase, aún puede beneficiarse de la sabiduría de los demás. Intenta hacer una meditación guiada. Puede encontrar muchos en línea o puede descargar aplicaciones gratuitas. La persona del otro lado lo guiará a través de un proceso de meditación, ayudándolo a aprender cómo hacerlo.

Cambialo. No tienes que meditar de la misma manera cada vez. Por ejemplo, algunas personas encuentran útil la meditación caminando. Dé una caminata de diez minutos, enfocándose en diferentes sensaciones sucesivamente. Comience sintiendo su cuerpo caminando, enfocándose realmente en cómo se sienten los movimientos. Pase a la sensación de respirar. Después de eso, concéntrese en cómo se siente el aire en su piel, luego intente pensar en lo que ve y luego en lo que escucha.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s