Cómo mejorar tu meditación


La meditación es una buena manera de establecer una conexión entre tu cuerpo y tu mente y vivir la vida sin estrés ni dolor. Existen muchas técnicas de meditación, siendo el yoga y la atención plena las más populares. Independientemente del tipo de meditación que practiques, existen pautas generales que puedes seguir para mejorar tu técnica y aprovechar al máximo tus sentadas diarias.

Preparando el escenario para la meditación

Medita todos los días a la misma hora. Todos llevamos vidas muy ocupadas y puede ser difícil encontrar un momento para dedicarnos a cuidarnos. Sin embargo, establecer una rutina hará que sea más fácil comprometerse con esta práctica.
Los mejores momentos para meditar son generalmente justo después de despertarse o justo antes de acostarse. Esto es cuando se distrae con menos facilidad con otras actividades.
También puede meditar en otros momentos del día si estos funcionan mejor para usted, siempre y cuando se comprometa con un horario. En cualquier caso, asegúrate de reservar un tiempo en el que te sientas tranquilo y tu atención no se dirija a otras cosas.

Encuentre un espacio limpio, cómodo y aireado. Por ejemplo, puedes reservarle un rincón especial en tu casa. Aún mejor, puedes meditar en tu jardín si tienes uno. Cualquiera que sea el lugar que elija, conviértalo en su espacio habitual para la meditación.
Consigue un cojín, un tapete o una silla que te guste mucho y que puedas usar específicamente para tu práctica.
Queme un poco de incienso, si lo encuentra útil. Los aromas ayudan a muchas personas a concentrarse y relajarse.

Siéntese correctamente. La postura es extremadamente importante para determinar el resultado de su asiento. Esto puede variar según la forma específica de meditación que practiques. Ya sea que esté sentado en una silla o en un cojín, empuje el hombro hacia atrás, mantenga la espalda recta y acerque un poco la barbilla al pecho para poder extender la parte posterior del cuello.
Si está sentado con las piernas cruzadas, busque una posición cómoda que pueda mantener durante toda la práctica. Ponga sus manos en su regazo, ya sea con las palmas hacia arriba o en una posición que le resulte cómoda.
Mantenga su cuerpo caliente y relajado; no apriete los músculos.

Evitar distracciones. A la hora de elegir un espacio, es importante que no realice habitualmente en él otras actividades que puedan desviar su atención. Por ejemplo, un salón con TV puede ser un espacio que distraiga mucho. En cambio, un dormitorio es un espacio donde se siente más naturalmente dirigido a relajarse y concentrarse en sí mismo.
Las personas son, con mucho, la forma más probable de distracción. Si meditas en casa, elige un momento en el que no haya nadie más. si meditas en un parque, opta por un lugar apartado. Está bien meditar en presencia de otras personas si también practican alguna forma de meditación.
Apague su teléfono y otros dispositivos. No querrás tener que contestar llamadas cuando estés en medio de una sentada. Guarde cualquier otra cosa que pueda actuar como una distracción, como libros o comida.
Si no puede evitar el ruido de fondo, intente acostumbrarse a él para que ya no le afecte después de un tiempo. Es imposible encontrar un silencio perfecto; tu mente necesita sacar lo mejor de lo que puedas conseguir.

Desarrolle buenos hábitos alimenticios. Según un dicho popular: ‘Eres lo que comes’. Coma comidas ligeras para preparar su cuerpo para una práctica y trate de meditar lejos de las comidas más grandes si puede. El proceso de digestión puede consumir la mayor parte de sus energías, que necesitaría para la práctica.
Evite los alimentos a los que podría ser particularmente sensible: nuevamente, los problemas de digestión pueden funcionar como una distracción.
Si come mucha comida frita, usa demasiado aceite o especias, puede sentirse inquieto mientras medita. Por otro lado, comer demasiada carne, comida enlatada y comida que se ha estropeado puede hacerte sentir somnoliento durante tu práctica.

Encontrar la concentración durante una sentada

Habla con tu yo interior. Al comienzo de su práctica, tenga un diálogo suave con su mente. Pregúntese cuál es su propósito en la vida. Habla con tu mente con sinceridad como si fuera un amigo: puede que no te guste todo sobre ella, pero al escuchar tus pensamientos, aprenderás cómo funciona y encontrarás una conexión más profunda con ella.
Pregúntese qué quiere lograr con su práctica, por ejemplo: “¿Quiero conocerme mejor a mí mismo?” O “¿Quiero desarrollar nuevos hábitos?” Trate de comprender qué pensamientos pueden ser útiles para su meditación y cuáles no.
Respire con regularidad. Respire profundamente, inhale y exhale con la nariz y / o la boca. La regularidad es muy importante para facilitar la relajación y vaciar su mente de cualquier interferencia no deseada.
Escuche el sonido de su respiración y concéntrese en su flujo: mientras inhala, esto va desde la nariz y la boca hasta el pecho y hasta la parte inferior del estómago. Una vez que termine este ciclo, expulse el aire con una exhalación larga.
Respire a su propio ritmo. Al igual que la meditación, la respiración se trata de “dejarse llevar”. Por lo tanto, no permita que la respiración se vuelva irregular o más débil a medida que profundiza en su meditación: mantenga el ritmo elegido.
Cuando te quedes atrapado en tus pensamientos, concentrarte en tu respiración en lugar de mantenerlos atados te ayudará a concentrarte.

Escuche un sonido regular. Esto podría ser solo tu respiración, música, un mantra dado o uno que se te ocurra. Escuchar un sonido monótono mientras meditas te ayudará a concentrarte en los ritmos de tu cuerpo y a relajarte más rápidamente.
Un mantra puede ser un solo sonido (o), una sílaba (aum), una palabra (paz), una oración (estoy en paz). Todos estos son útiles para desconectarse de todos esos pensamientos no deseados que se interponen en el camino de la relajación total.
Puede optar por repetir un mantra determinado, por ejemplo, el ‘aum’ más popular, pero también puede crear el suyo propio. Crear uno personal te hará deslizarte hacia un estado meditativo porque no tendrás que preocuparte de si lo estás pronunciando correctamente.
Repite el mantra durante todo el tiempo de tu meditación. Esto te mantendrá activo y te hará sentir renovado.

Recuerde que la meditación no se trata de control, sino de práctica. Es común que quienes meditan se pierdan en todo tipo de pensamientos. Por ejemplo, es normal pasar de tener la mente despejada un minuto a pensar en la colada que tienes que hacer después de la práctica. En este caso, trate de no controlar demasiado su mente. Permitir que sus pensamientos surjan libremente le ayudará a comprender cómo funciona su mente.
Recuerde que la necesidad de controlarse a sí mismo puede ser una distracción tan poderosa como cualquier otra cosa.

Trabajando la meditación en tu vida

Identifica tu problema con la meditación. Si deseas mejorar tu práctica, debe haber algo que te impida disfrutar al máximo de tus sentadas. Descubra cuál es el problema para solucionarlo. Al hacerlo, podrá elaborar un plan para aprovechar al máximo sus asientos.
Por ejemplo, su problema puede ser la falta de motivación. En ese caso, tendrás que encontrar motivación en tu vida para que la práctica valga la pena. Si su problema es la distracción, deberá eliminar la fuente de distracción. Si el tiempo nunca parece ser suficiente para ahorrar algo de tiempo para meditar, tendrá que hacer algo de espacio en su horario diario para su práctica.
En muchos casos, el problema podría ser simplemente que, como principiante, no estás seguro de cómo aprovechar al máximo tus sentadas. Si ese es tu caso, desarrollar una rutina que funcione mejor para ti requerirá algo de experimentación. Puedes probar diferentes mantras o posiciones y ver cuál es el que más te relaja.

Descubre por qué quieres meditar. Todo el mundo llega a la meditación desde un entorno diferente. Primero debes preguntarte por qué te acercaste a la meditación y cómo crees que esto podría mejorar tu vida. Tener metas claras te ayudará a definir la mejor manera de utilizar la meditación en tu beneficio y perfeccionar tus habilidades.
Haga una lista de los aspectos de su vida en los que la meditación puede tener un impacto positivo. Por ejemplo, si se estresa fácilmente, marque “estrés” como una de las cosas que desea solucionar mediante la meditación.
Una vez que tenga esta lista, úsela como punto de partida alrededor del cual puede diseñar su práctica. Por ejemplo, si desea utilizar la meditación como una forma de liberarse del juicio de otras personas, comience cada sesión despejando su mente de esas preocupaciones y enfocándose en su propio bienestar.
Si su problema con la meditación se debe a la falta de motivación, tener esta lista le dará suficientes razones por las que la meditación puede ayudarlo. Úselo todos los días para motivarse mirándolo antes de una sesión. Después de un tiempo, habrás internalizado la motivación y ya no necesitarás recordarte por qué querías meditar en primer lugar.

Habla con un maestro o instructor. Siempre es bueno recibir consejos de alguien que pueda guiarlo de manera experta a través del proceso y brindarle consejos personalizados sobre lo que puede funcionar mejor para usted. Si medita como parte de un grupo, intente replicar las mismas técnicas cuando practique por su cuenta.
Siempre es mejor empezar a meditar como parte de un grupo. La orientación es necesaria como principiante. Puede cambiar a meditar por su cuenta cuando se sienta seguro de que está familiarizado con la práctica.

Confía en el proceso. La incredulidad es, con mucho, la más poderosa de todas las distracciones. Es muy difícil concentrarse en absoluto si cree que toda la práctica es inútil. Tenga fe en sus técnicas de meditación y en el hecho de que funcionarán. Considere la meditación como un procedimiento ordinario que le ayuda a conectar su cuerpo y mente y a encontrar un camino más rápido hacia la relajación.
Por mucho que confíe en él, no debe esperar milagros de la meditación. Es posible que no pueda notar ningún cambio durante un tiempo durante su práctica.

Lleva la meditación más allá de tus sentadas. Las enseñanzas de la meditación deben ponerse en práctica en su vida diaria. La meditación se trata de “disciplina”, que tiene más que ver con la regularidad que con el autocontrol. Para lograr una mejor forma de vida hay que formarse y comprometerse con ella.
Seguir una rutina en su vida diaria es una forma de extender su práctica y convertir todo su estilo de vida en una forma más prolongada de meditación.
Por ejemplo, levántese de la cama todas las mañanas inmediatamente después de despertarse. No te dejes llevar por la pereza. Dale a cada día un propósito.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s