Cómo meditar para conciliar el sueño


Todos sabemos que dormir lo suficiente es extremadamente importante para nuestra salud física y mental, ¡pero a veces conciliar el sueño puede ser un verdadero desafío! La meditación es una excelente manera de ayudar a obtener esos ZZZ que su cuerpo necesita. Hay muchos estilos diferentes de meditación que funcionan para promover el sueño, y los estudios han demostrado que todos son bastante efectivos. Este artículo te enseñará algunas técnicas de meditación diferentes que han demostrado ayudar a las personas a conciliar el sueño. Pruebe uno o pruébelos todos y encuentre el método que mejor se adapte a sus necesidades.

Usar la meditación guiada para dormir
Comprende la meditación guiada. En la meditación guiada, escuchas una pista de audio de una persona que te lee las instrucciones de meditación y simplemente sigues tus pensamientos. Esta es una excelente introducción a la meditación para aquellos que nunca la han hecho antes y no saben por dónde empezar.

Encuentra una pista de meditación guiada para dormir. Hay muchas meditaciones guiadas gratuitas para dormir disponibles en Internet como archivos de audio, podcasts y videos de YouTube descargables. También puede comprar CD de meditación del sueño en cualquier librería importante o en línea.
Busque un CD o archivo de meditación guiada que tenga buenas críticas, o que provenga de una fuente confiable, como MIT Medical, que proporciona una serie de descargas de archivos de audio diseñadas para ayudarlo a conciliar el sueño.
Si descarga un archivo gratuito, es una buena idea escucharlo una vez antes de acostarse para asegurarse de que el archivo esté intacto y no incluya sorpresas ocultas, como anuncios al final.

Prepare su configuración de audio. Prepárese para dormir y configure el dispositivo que utilizará para reproducir la meditación guiada junto a su cama. Ajuste la configuración de volumen de antemano.
Asegúrese de configurar el modo de suspensión del dispositivo o la configuración de ahorro de energía para que el dispositivo se apague automáticamente una vez finalizada la grabación.
No es aconsejable utilizar auriculares para una meditación guiada del sueño, ya que lo ideal es que te quedes dormido antes de que termine la grabación y no querrás enredarte en los cables por la noche.

Prepárate y comienza la grabación. Ponte el pijama, oscurece la habitación y ponte cómodo en la cama antes de tocar. Luego relájese y escuche, ¡y prepárese para una noche de sueño reparador! Si no se queda dormido después de la primera reproducción, respire profundamente un par de veces y comience de nuevo.

Usar la relajación muscular progresiva para dormir

Comprende la relajación muscular progresiva. La relajación muscular progresiva es una técnica de meditación en la que tensa y relaja sistemáticamente diferentes grupos de músculos de tu cuerpo para promover la conciencia de tu cuerpo y un estado de relajación total. La relajación progresiva se puede utilizar de día o de noche para la relajación general, pero es especialmente útil para promover el sueño por la noche. La realización del ejercicio de relajación progresiva completa debería llevar entre 10 y 15 minutos.

Sentirse cómodo. Ponte el pijama y listo para dormir. Oscurezca su habitación, acuéstese y ajuste sus almohadas y mantas hasta que se sienta completamente cómodo.

Cierra los ojos y comienza a relajarte. Respire profundamente unas cuantas veces y tranquilice su mente. Empiece a concentrarse en su cuerpo y repítase que está bien relajarse.

Tensa y relaja tus músculos. Comience en la parte superior de su cabeza y continúe hacia abajo en el orden descrito. Tense los músculos lo suficiente para sentir la tensión, no tanto como para sentir dolor. Después de cinco segundos de tensión, relaje los músculos en los que está trabajando. (A algunas personas les resulta útil pensar o decir en voz baja la palabra “relajarse” para esta parte.) Después de 10 segundos de relajación, pase al siguiente grupo de músculos y repita el proceso.
Frente. Arruga la frente o alza las cejas como si estuvieras sorprendido, luego relájate.
Ojos y nariz. Cierre los ojos con fuerza entrecerrando los ojos y luego relájese.
Boca, mejillas y mandíbula. Estire la boca abierta, como en un bostezo, o haga una mueca amplia y luego relájese.
Manos. Aprieta los puños, luego suéltalos y relájate.
Muñecas y antebrazos. Levanta las manos como si empujaras una pared invisible y tensa, luego relájate.
Parte superior de los brazos. Flexiona los bíceps y luego relájate.
Espalda. Levanta los hombros hacia las orejas encogiéndote de hombros y luego relájate.
Atrás. Arquea la espalda suavemente y luego relájate.
Estómago. Apriete los músculos del estómago como si lo estuviera “succionando” y luego relájese.
Caderas y glúteos. Flexiona tus glúteos y luego relájate.
Muslos. Tensa los músculos de los muslos por encima de las rodillas y luego relájate.
Tobillos y pies. Flexione los pies, eleve los dedos de los pies lo más alto que pueda y luego relájese.
Dedos de los pies. Doble los dedos de los pies lo más fuerte que pueda y luego relájese.

Regrese a los músculos que aún estén tensos. Repita el proceso de tensar y relajar de 3 a 4 veces en los músculos que aún se sientan tensos o tensos.

Disfrute de la sensación de relajación y déjese llevar por el sueño. Si todavía se siente tenso o no está del todo dormido, repita el proceso una vez más, comenzando en la parte superior de la cabeza y regresando progresivamente hasta los dedos de los pies.

Usar la meditación de atención plena para dormir

Comprende la meditación de atención plena. Durante la meditación de atención plena, prestará atención concentrada e intencional a la forma en que se siente, para relajar el cuerpo y la mente. Es importante no juzgar ni analizar los pensamientos y sentimientos que surgen en tu cabeza mientras realizas la meditación de atención plena, solo anótalos y déjalos pasar. El centro de su enfoque deben ser las sensaciones físicas que está experimentando en el momento presente, mientras está acostado en la cama.

Acuéstate y ponte cómodo. Prepárate para dormir, oscurece tu habitación y prepárate para ir a dormir.

Respirar. Comience su meditación tomando 5 respiraciones largas, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Concéntrese en la sensación de respirar, a medida que su pecho se expande y sus pulmones se llenan de aire. Mientras exhala, imagine exhalar los eventos y pensamientos del día junto con el aire.

Controle sus sentimientos. Tómate un momento para reflexionar sobre cómo se sienten tu cuerpo y tu mente. Tómate tu tiempo con este paso y no te preocupes por la avalancha de pensamientos que puedan surgir, solo tómate unos momentos para observarlos y dejar que se apresuren.
Este no es el momento de intentar resolver problemas. Si se siente preocupado por algo, simplemente observe la preocupación y siga adelante. Puede intentar encontrar soluciones a los problemas al día siguiente, cuando esté descansado y renovado.

Centra tu atención en tu cuerpo físico. Empiece por concentrarse en los puntos de contacto entre su cuerpo y la cama. ¿Su peso está igualmente distribuido? Piense en cómo descansa su cabeza sobre la almohada y en cómo las mantas se apoyan en sus pies. Escuche cualquier sonido que pueda escuchar, incluida su propia respiración. Observe la temperatura de la habitación y la forma en que circula el aire alrededor de su cara.

Piense en cómo se siente su cuerpo. ¿Se siente ligero o pesado? ¿Siente alguna tensión o dolor? Escanee mentalmente su cuerpo de la cabeza a los pies, pensando en las áreas de tensión y tensándolas intencionalmente y luego relajándolas, como lo haría en un ejercicio de relajación muscular progresiva. Repita el proceso de exploración corporal varias veces, si es necesario, para relajar los músculos tensos.

Concéntrate de nuevo en tu respiración. Preste atención al ritmo mientras inhala y exhala. Concéntrese en las sensaciones físicas de la respiración y los sonidos que produce su respiración. Si su mente comienza a divagar, vuelva al foco de la subida y bajada de su pecho.

Revise los eventos del día de forma estructurada. Tómese unos minutos para recordar y revivir la forma en que se desarrolló su día, desde el momento en que se levantó por la mañana, hasta el momento presente. Avance rápido a lo largo del día, observe y recuerde las conversaciones y lo que hizo, pero no analice ni piense demasiado.

Regrese su enfoque a su cuerpo. Una vez que su revisión del día se haya puesto al día con el presente, donde está acostado en la cama, vuelva a las sensaciones de su cuerpo y su respiración.

Apaga tu cuerpo. Comenzando con los dedos del pie izquierdo, piense en cada parte de su cuerpo por un momento y déle permiso para “apagarse” o “irse a dormir”. Viaja desde los dedos de los pies, sube por la pierna hasta la cintura y luego repite con la otra pierna. Luego continúe controlando con su torso y cada brazo, comenzando con su dedo y subiendo hasta los hombros y el cuello. Termina con tu garganta, cara y cabeza.

Disfrute de la sensación de relajación y permítase quedarse dormido. Con su cuerpo en reposo, su mente pronto lo seguirá. Deja que tus pensamientos divaguen como quieran, sabiendo que te despertarás sintiéndote renovado y relajado.
Mucha gente se duerme mucho antes de este último paso. Si no es así, no se preocupe. Solo recuerda que tu cuerpo quiere dormir tanto como tú, y que eventualmente sucederá. Solo relájate y trata de no forzarlo.

A muchas personas les gusta meditar por la noche o justo antes de acostarse porque encuentran que les ayuda a calmar su sistema nervioso para que duerman mejor. Sin embargo, para otras personas, es mejor meditar temprano en el día porque puede energizar su mente.

Consejos
Al utilizar la meditación para conciliar el sueño, es importante no centrarse en quedarse dormido como objetivo final, sino concentrarse en el proceso de meditación. El sueño generalmente seguirá, pero preocuparse por el sueño lo distraerá del proceso y, en última instancia, puede mantenerlo despierto por más tiempo.
Si su meditación se ve perturbada por un ambiente ruidoso para dormir, considere descargar un archivo de sonido de ruido blanco para reproducirlo junto a su cama.
Si la meditación por sí sola no funciona, piense en ajustar su entorno para dormir. Una habitación oscura, fresca y silenciosa es ideal para dormir. Si la luz brillante del cargador de su teléfono lo mantiene despierto, considere cubrirlo con un trozo de cinta adhesiva.
Algunas personas encuentran que meditar energizará su mente. Si ese es tu caso, es posible que la meditación no te ayude a conciliar el sueño.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s