Cómo meditar para aliviar el estrés


¿Se siente nervioso, cansado, estresado o frustrado? La meditación es una práctica ancestral de la mente y el cuerpo que promueve la relajación y el bienestar. Las investigaciones muestran que la meditación puede tener beneficios para la salud física y psicológica que alivian el estrés, que incluyen reducción de la presión arterial, ansiedad, insomnio y depresión. Además, se ha demostrado que la meditación reduce la cantidad de veces que se contrae la gripe o un resfriado, así como la duración y la gravedad de los síntomas. Puedes pensar que aprender a meditar de manera eficaz es difícil o lleva demasiado tiempo, pero en realidad solo necesitas unos minutos en tu día para practicar estos sencillos ejercicios y sentirte renovado.

Método

Busque un lugar tranquilo. El mundo es un lugar que distrae y esto puede no ser una solicitud fácil. Sin embargo, un lugar tranquilo donde puedas meditar sin interrupciones es valioso cuando aprendes a meditar para reducir el estrés. A medida que se vuelva más competente en la meditación, las distracciones externas le molestarán cada vez menos.
Al principio, es probable que muchas cosas te distraigan. Escucharás coches pasando, pájaros y gente hablando. Es mejor apagar todos los dispositivos electrónicos como teléfonos celulares y televisión para minimizar las cosas que podrían desviar su atención de su tarea meditativa.
Una habitación con una puerta que se puede cerrar suele funcionar bien, pero también se pueden conseguir tapones para los oídos si es necesario.
A medida que desarrolle una mayor habilidad de meditación, descubrirá que puede meditar en cualquier lugar, incluso en situaciones de mucho estrés, como el tráfico, el trabajo o tiendas abarrotadas.

Decide una posición cómoda. La meditación se puede hacer acostado, caminando, sentado o en cualquier posición. La clave es estar cómodo para que las molestias no te distraigan.
Algunas personas pueden sentirse más conectadas en una posición tradicional con las piernas cruzadas. Sin embargo, esto puede ser incómodo para los principiantes, así que considere apoyar su trasero sobre una almohada, sentarse en una silla o usar una pared para apoyar su espalda.

Controla tu respiración. Toda meditación usa respiración controlada. Respirar profundamente ayuda a relajar el cuerpo y la mente. De hecho, se puede practicar una meditación eficaz con solo centrarse en la respiración.
Inhale por la nariz y luego exhale por la nariz. Querrá tener la boca cerrada pero relajada mientras respira. Escuche el sonido que hace su respiración.
Utilice el músculo del diafragma para expandir sus pulmones. Pon tu mano sobre tu estómago. Debe subir al inhalar y bajar al exhalar. Inhala y exhala a intervalos regulares.
Controlar su respiración le permite disminuir la frecuencia de su respiración y llenar sus pulmones con más oxígeno por respiración.
Respirar profundamente relaja los músculos de la parte superior del torso, como los de los hombros, el cuello y el pecho. La respiración profunda con diafragma es más eficiente que la respiración superficial con la parte superior del pecho.

Concéntrate en algo. Prestar atención a algo o incluso a nada en absoluto es un componente importante de la meditación eficaz. El objetivo es liberar tu mente de las distracciones que causan estrés para que tu cuerpo y tu mente tengan un descanso. Algunas personas eligen enfocarse en un objeto, imagen, mantra o cada respiración, pero también puedes enfocarte en una pantalla en blanco u otra cosa.
Es probable que su mente divague durante la meditación. Esto es normal y es de esperar, incluso para aquellos que han estado practicando la meditación durante mucho tiempo. Cuando esto suceda, simplemente devuelva sus pensamientos a lo que estaba enfocando cuando comenzó su meditación, ya sea un objeto, su respiración o un sentimiento.

Participe en la oración. La oración es un tipo de meditación que se practica en todo el mundo en muchos contextos religiosos y no religiosos diferentes. Adapte la oración para satisfacer sus necesidades, creencias personales y metas meditativas.
Puede orar en voz alta, en silencio o escribir su oración. Puede ser en sus propias palabras o en las de otros.
Las oraciones pueden ser devotas o casuales. Decide qué se adapta mejor a quién eres, tus sistemas de creencias y lo que quieres que haga la oración. Puedes rezarle a un dios, al universo, a ti mismo oa nada en particular. Es tu decision.

Sepa que no existe una “forma correcta” de meditar. Si te estresas por cómo estás respirando, en lo que estás pensando (o no pensando) o si estás meditando correctamente, entonces solo estás agravando el problema. La meditación se adapta a su estilo de vida y a la situación. Se trata de tomarse unos minutos para relajarse en un mundo ajetreado y estresante.
Puede ser útil agregar la meditación a su rutina diaria para practicar con regularidad. Por ejemplo, puede elegir comenzar o terminar cada día con unos minutos de meditación.
Hay muchos tipos diferentes de técnicas de meditación que puedes probar. Experimente probando varios métodos. Pronto, encontrará uno que funcione para usted y que realmente disfrute.
Probablemente haya centros y clases de meditación disponibles en su área. Si encuentra que trabaja mejor en un entorno grupal con guías capacitados, considere asistir a una meditación en uno de estos lugares. Por lo general, puede obtener más información buscando meditación y su ubicación en Internet, buscando en el periódico o visitando su centro de meditación o templo local.

Diviértete. Si bien la meditación puede brindarle beneficios a corto y largo plazo, también debe ser una experiencia agradable. Cierta resistencia a despejar la mente y relajarse es normal cuando estamos tan acostumbrados a estar bajo mucho estrés, pero no se obligue a meditar de cierta manera si no lo disfruta.
La clave es encontrar una sensación de paz en el momento. No ignore la oportunidad de meditar mientras realiza actividades ordinarias. Las tareas mundanas como lavar los platos, doblar la ropa o arreglar el camión son todas oportunidades para usar métodos de relajación, como la respiración profunda, para meditar.
No olvide que las actividades creativas y relajantes también funcionan bien para meditar. Escuche música, pinte, lea, trabaje en el jardín, escriba en un diario o mire una llama en la chimenea. Estas actividades pueden enfocar su mente, disminuir el estrés y alterar las ondas cerebrales en un estado meditativo.

Desestresarse con diferentes tipos de meditación

Busque la meditación guiada. La meditación guiada puede ser muy útil para los principiantes porque alguien más lo guía en su esfuerzo por relajarse y entrar en un estado meditativo.Estos generalmente se narran a través de instrucciones, historias, imágenes o música y se puede acceder a ellos a través de un archivo de sonido (mp3, CD / DVD, etc.) en su computadora, teléfono, tableta o video.
La meditación guiada utiliza los sentidos. Utiliza olores, imágenes, sonidos y texturas para visualizar varios métodos de relajación. A menudo, sigue la guía que ofrece instrucciones sobre cómo respirar, relajar los grupos musculares y crear una sensación de paz interior.[6]

Escuche el arrastre de ondas cerebrales. Hay muchas aplicaciones de audio, CD / DVD y otras formas de meditación disponibles ahora que utilizan ritmos binaurales para facilitar la meditación profunda muy rápidamente. Estos latidos sincronizan las ondas cerebrales para que las frecuencias se alteren para ayudar a la mente a alcanzar varios estados de conciencia.

Concéntrese con la meditación concentrativa. La meditación concentrativa te hace enfocar tu atención en una imagen, objeto, sonido o mantra positivo. Puede pensar en una playa tranquila, una manzana brillante o una palabra o frase relajante. La idea es que lo que elijas enfocarte te ayudará a bloquear los pensamientos que te distraen.
Para su mantra, repita una palabra o frase que lo calme. Puedes elegir algo como “Me siento en paz” o “Me amo a mí mismo”, pero en realidad cualquier cosa que te haga sentir mejor funcionará. Puedes decirlo en voz alta o en silencio, lo que prefieras.
Puede ser útil colocar una mano sobre su estómago para que pueda sentir su respiración mientras practica respiraciones controladas, visualizando o repitiendo mantras.
Considere la meditación Japa. Utiliza la repetición de un término o palabra sánscrita junto con un rosario de cuentas para meditar. También puede probar la meditación de pasajes, que utiliza pasajes espirituales o inspiradores para concentrarse y lograr la meditación.

Practica la meditación de atención plena. Meditar de esta manera enfoca su atención en el momento presente. Aportas conciencia de lo que está sucediendo en este momento y de tu experiencia durante la meditación, como tu respiración. Reconoces lo que sientes, piensas y lo que sucede a tu alrededor sin intentar activamente cambiarlo.
Mientras medita, observe los pensamientos que pasan por su cabeza y lo que siente, pero no los juzgue ni trate de detenerlos. Deje que sus pensamientos y emociones pasen por sí solos.
La meditación de atención plena funciona porque eres capaz de olvidar el pasado y el futuro. El estrés es el resultado de pensar demasiado en cosas que están fuera de nuestro control, cosas que ya sucedieron y cosas que pueden suceder. Con este tipo de meditación, puedes dejar de preocuparte por todo.
Puede devolver sus pensamientos y sentimientos a la meditación consciente centrándose en el momento presente. Presta atención a tu cuerpo. ¿Tu respiración es profunda y lenta? ¿Se tocan tus dedos? No dejas de divagar con pensamientos o sentimientos, solo piensa en lo que está sucediendo ahora.
Intenta practicar una meditación de bondad amorosa. Este es un profundo deseo de bienestar y felicidad para ti. Te enfocas en el sentimiento de amor y bienestar en el momento. Luego extiendes ese sentimiento a todos los demás en el mundo.

Practica una meditación de movimiento. El yoga y el tai chi son conocidas prácticas meditativas para aliviar el estrés que utilizan el movimiento y la respiración para promover el bienestar. La investigación muestra que son formas efectivas de meditar y mantener la salud.
El yoga utiliza diferentes movimientos y una serie de posturas junto con ejercicios de respiración controlada para reducir el estrés y ayudarlo a relajarse. Las posturas requieren equilibrio y concentración, por lo que es menos capaz de pensar en los factores estresantes.
T’ai Chi es una artes marcial china que utiliza una serie de posturas y movimientos suaves para meditar. Los movimientos son a su propio ritmo y se realizan lentamente de una manera elegante junto con una respiración controlada.
Camina y medita. Reduzca la velocidad y concéntrese en las piernas y los pies. Observe cómo se siente el movimiento cuando mueve la pierna y el pie toca el suelo. Tenga en cuenta las sensaciones que surjan. Si le ayuda, puede intentar repetir silenciosamente palabras de acción que tengan que ver con caminar: “levantar”, “mover”, “bajar el pie”, etc.

Practicando la meditación

Encuentre un ambiente tranquilo y relajante. Podría estar en cualquier parte. Afuera debajo de un árbol, en un dormitorio con las luces apagadas, o incluso en su sala de estar. Cualquier lugar que te haga sentir cómodo es genial. Asegúrese de que no haya distracciones en el área que ha elegido y asegúrese de que no haya distracciones en el futuro. Debes concentrarte en el aquí y ahora.

Encuentra una posición cómoda. Ya sea sentarse, acostarse o ponerse de pie, la decisión depende de usted. Asegúrese de que sea cómodo para usted. Una vez que encuentre su posición, cierre los ojos.
Si está sentado, querrá tener una buena postura para poder respirar mejor. Su espalda debe estar recta, el pecho ligeramente levantado y los hombros hacia atrás. Levante ligeramente la barbilla pero no fuerce el cuello. Tus muñecas deben descansar ligeramente sobre tus rodillas, con las palmas abiertas y mirando hacia arriba.

Respire hondo. Cuando esté en su posición con los ojos cerrados, respire lenta y profundamente. Mientras inhala, relájese. Afloje los hombros y el cuello, mueva los dedos de los pies o de las manos. Inhale lentamente y, mientras exhala, imagine que todo el estrés y las preocupaciones abandonan su cuerpo cada vez que exhala.

Trate de despejar su mente y evite distracciones si puede. Posponga cualquier tarea que pueda esperar hasta que haya terminado la meditación. Mientras inhalas, deja ir todas tus preocupaciones. Deje de estresarse o pensar en compromisos, citas y responsabilidades. Guárdalo para más tarde. En cambio, conviértase en consciente de sí mismo. Fíjate en tu respiración, en tu relajación. Esté presente y benefíciese de él.
Por supuesto, si suena el teléfono o necesitas hacer alguna tarea importante, hazlo. Siempre puedes volver a esta meditación más tarde.

Imagínese en un lugar feliz. Esto puede ser de unas vacaciones hace unos años, cuando era más joven, un lugar imaginario o simplemente sentado solo en un parque. El punto es que te da una buena sensación de la ubicación.
Otra opción es practicar la meditación de atención plena. Simplemente concéntrese en lo que está experimentando en este momento. Concéntrese en su respiración, lo que oye o huele en este momento. Vuelva a pensar en su respiración con la mayor frecuencia posible.

Relaja tu cuerpo. Mantén los ojos cerrados, continúa respirando profundamente e imagina que todo tu cuerpo se desacelera. Los latidos del corazón, el flujo sanguíneo, hasta los pies, todo debería comenzar a sentirse suelto y pesado. Continúe imaginándose en su lugar feliz mientras respira lentamente durante los próximos minutos.
Escanee su cuerpo para encontrar áreas que se sientan tensas por el estrés. Comience con los dedos de los pies y suba hasta el cuero cabelludo. Imagina que cada respiración profunda fluye hacia esa parte del cuerpo como calor o luz. Haga esto durante 1 a 2 minutos y repita para cada zona tensa.

Tome su tiempo. No se preocupe por cuánto tiempo debe meditar. Continúe meditando hasta que se sienta relajado y renovado. Si necesita un marco de tiempo, los estudios muestran que de 5 a 15 minutos es beneficioso. Una vez que sienta que ha terminado, abra los ojos y sienta los beneficios.

Consejos
Si decide utilizar un guía o instructor para la meditación, infórmese sobre la formación y la experiencia de los que está considerando.
Medita con ropa cómoda. Puede ser cualquier cosa siempre que no sea restrictiva.
Hágales saber a los demás cuándo va a meditar, especialmente si lo hará públicamente. De esa manera nadie se preocupa de que algo esté mal.
No se sienta presionado a terminar cada ejercicio de meditación. Vaya a su propio ritmo, deténgase cuando lo necesite y comience de nuevo o termine cuando lo desee.

Advertencias
La meditación requiere tiempo para dominarla. No se frustre si no puede meditar durante largos períodos de tiempo de inmediato o si los beneficios para la salud no ocurren de inmediato.
La meditación no debe reemplazar la atención médica. Consulte a un proveedor médico si está enfermo.
La meditación puede relajarte tanto que te duermas. Tenga en cuenta que esto puede suceder y practique solo en situaciones en las que sea seguro que se quede dormido.
Si encontrar tiempo para meditar te causa demasiado estrés, no lo hagas.
La meditación es una práctica bastante segura para quienes están sanos. Sin embargo, si tiene limitaciones físicas, es posible que ciertas prácticas de meditación de movimiento no sean factibles. Siempre consulte a su proveedor médico antes de participar en una práctica meditativa.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s