Cómo usar mudras de yoga para aliviar las enfermedades de la tiroides


Muchas personas alrededor del mundo sufren de enfermedades de la tiroides. Afortunadamente, muchas de estas afecciones pueden tratarse. Los trastornos de la tiroides más comunes son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo. Muchos practicantes de yoga creen que ciertas posturas de las manos (mudras) pueden mejorar la salud de la tiroides con una práctica frecuente. Los mudras son movimientos simples que pueden practicarse en cualquier momento y en cualquier lugar. Siempre asegúrate de recibir un diagnóstico clínico del doctor antes de elegir un tratamiento.

Practicar el mudra

Busca una hora y un lugar en los cuales practicar. Los mudras pueden practicarse en cualquier lugar y a cualquier hora. Sin embargo, tendrás que mantener las manos quietas durante la práctica.
Mirar televisión o escuchar la radio son actividades grandiosas que puedes realizar mientras practicas un mudra. La duración del programa puede ayudarte a llevar un control del tiempo que le dedicas.
Algunos practicantes creen que meditar mientras realizas un mudra aumenta sus beneficios. Por lo tanto, podrías optar por limitar las distracciones.
Se recomienda practicar 30 minutos al día para conseguir los máximos beneficios.

Elige el mudra correcto. Hay muchos mudras. Cada uno corresponde a un elemento diferente del cuerpo y desempeña una función diferente. Hay varios mudras que las personas practican para aliviar las enfermedades de la tiroides.
Usa el mudra prana para el hipertiroidismo.
Usa el mudra prithvi para el hipotiroidismo.

Haz que los pulgares toquen el lugar correcto. Esta es la base de la mayoría de los mudras. Relaja las manos y deja que los pulgares toquen el punto correcto con una presión suave. La presión fuerte no es importante. Deja que los otros dedos se relajen.
Siempre realiza los mudras con ambas manos al mismo tiempo.
En el caso del mudra prithvi, la punta del pulgar toca al dedo anular.
Para realizar el mudra prana, la punta del pulgar debe tocar las puntas del dedo anular y el meñique.

Agrega otros mudras si lo deseas. hay varios mudras que puedes practicar para mejorar la salud de la tiroides. Puedes agregarlos siempre que quieras para obtener beneficios adicionales.
El mudra gyan también se recomienda para aliviar el hipotiroidismo. En este mudra, debes hacer que la punta del pulgar toque la punta del dedo índice.
El mudra vayu también es recomendable para las personas con hipertiroidismo. Para realizarlo, cruza el pulgar sobre el medio del dedo índice.

Sigue practicando a diario. Agrega o quita mudras según sea necesario. También puedes aumentar el tiempo que los practiques. Sin embargo, siempre practica cada uno por 30 minutos, si es posible. Esto puede mejorar sus beneficios. Si vas a agregar más, no acortes el tiempo que le dediques a cada uno.
Reserva un lugar y un tiempo para practicar todos los días. Luego podrás hacer cambios basándote en lo que tu cuerpo necesite.

Agregar asanas

Elige la asana (pose de yoga) correcta para tu afección. Las poses de yoga son un complemento fantástico para los mudras. Muchas poses de yoga están diseñadas para fomentar la salud de la tiroides.
La sarvangasana es muy recomendada para la salud de la tiroides. A esta pose también se le conoce como la postura de la vela. Puedes practicarla por uno o dos minutos al día.
Otras poses útiles son la halasana (pose del arado), la bhujangasana (pose de la cobra), la viparita karani (pose invertida), la janu sirsasana (pose de la media mariposa), la matsyasana (pose del pez), la marjariasana (pose del gato) y la ushtrasana (pose del camello). Puedes practicar cada una de estas poses por uno o dos minutos al día.

Debes calentar el cuerpo antes de realizar algún estiramiento. Tómate las cosas con calma y haz tu mejor esfuerzo. Si la pose se siente como un esfuerzo, practícala menos.

Combina las asanas si lo deseas. El yoga es beneficioso para todo el cuerpo. Si asistes a una clase de yoga completa, esto puede incluir estas poses junto con otras. La mayoría de las clases de yoga duran de 60 a 90 minutos. Sin embargo, incluso practicar por unos minutos al día puede darte beneficios.

Agrega técnicas de respiración de pranayamas. Además de las poses de yoga, puedes agregarle diversas técnicas de respiración a tu práctica. Incluye alrededor de 10 a 15 minutos de una o más técnicas de respiración en tu práctica diaria de yoga, como las siguientes:
Kapal bhati, también conocida como técnica de respiración de cráneo iluminado. Esta consiste en respirar profundo y lento por las fosas nasales enviando el aire hacia el pecho y el vientre. Luego expulsarás el aire con un poco de fuerza por las fosas nasales nuevamente
Nadi shodhan, conocida como la respiración de las fosas alternadas. Esta ocurre cuando colocas un dedo sobre la fosa nasal derecha e inhalas, y luego pasas el dedo a la fosa izquierda para exhalar.
Practica respirando hacia el vientre. Coloca una mano en el abdomen, sobre el ombligo, y la otra en el centro del pecho. Cuando respires, trata de llenar el pecho y el vientre, y expulsa el aire de ambas áreas cuando exhales.

Diagnosticar tu enfermedad

Registra los síntomas. Las enfermedades de la tiroides pueden desarrollarse poco a poco, y los síntomas pueden ser sutiles. Esto puede hacer que el diagnóstico sea difícil. Si crees que podrías tener un trastorno de la tiroides, lleva un control de los síntomas. Si presentas síntomas de forma consistente por unas semanas, podrías tener un trastorno de la tiroides
Los síntomas del hipotiroidismo comprenden al debilitamiento muscular, la fatiga constante, los latidos cardiacos lentos, sensibilidad al frío y el procesamiento mental lento.
Los síntomas del hipertiroidismo incluyen a los latidos cardiacos fuertes y rápidos, el debilitamiento muscular, la inquietud, la ansiedad y la pérdida de peso a pesar de tener un apetito saludable.
El cáncer de tiroides es poco común, pero aun así es un problema. Un síntoma considerable es la presencia de un nódulo (una hinchazón localizada) en la glándula tiroides.

Resuelve un cuestionario. Las páginas de consulta médica suelen tener cuestionarios sobre los síntomas. Estos pueden ayudarte a evaluar la probabilidad de que tengas un trastorno de la tiroides.
Luego de completar el cuestionario, puedes llevárselo al doctor para consultar con él.

Solicita un diagnóstico médico. Se pueden realizar pruebas de laboratorio para confirmar la presencia de un trastorno de la tiroides. Pídele al doctor que te haga una prueba para todo posible trastorno.
La mayoría de los pacientes que desarrollan una protuberancia o un nódulo en la tiroides tienen una función tiroidea normal. Las pruebas de laboratorio pueden determinar si los nódulos son malignos y deben extirparse.
Las pruebas de laboratorio reiteradas también pueden supervisar el progreso del paciente a lo largo del tratamiento.

Consulta con el doctor. Él podrá aconsejarte sobre los medicamentos o las terapias que necesitas, además de la práctica de los mudras. Asimismo, podría recetarte un medicamento oral u otros tipos de terapia.
Los betabloqueadores se usan comúnmente para reducir los síntomas del hipertiroidismo. Estos medicamentos pueden tardar varios meses en tener un efecto completo y pueden tener efectos secundarios como el salpullido y un conteo menor de glóbulos blancos.
Algunos pacientes optan por someterse a un tratamiento de yodo radioactivo.
El cáncer de tiroides puede requerir cirugía. En ocasiones, esto consiste en la extirpación de la glándula tiroides en sí.

Solicita consejos para una nutrición apropiada. Cuando se combina con los mudras de yoga y los tratamientos médicos, una nutrición adecuada puede ayudar a mejorar las afecciones de la tiroides. Puedes consultar con el doctor o acudir a un nutricionista para recibir recomendaciones específicas sobre lo que debes comer y lo que no.
En el caso del hipertiroidismo, incluye en tu dieta bayas, brócoli, alimentos ricos en vitamina D y ácidos grasos omega-3, y carnes magras como el pavo.
Para el hipotiroidismo, céntrate en el pescado, las nueces, los granos integrales, las frutas y los vegetales frescos, los lácteos y los frejoles.
Consejos
Practica los mudras y las asanas de forma consistente, así conseguirás los beneficios máximos.
Los mudras provienen de las enseñanzas ayurvédicas. Según el ayurveda, cambiar tu dieta es un complemento fantástico para los mudras, y aumentará los beneficios.

Fuente: es.wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s