El camino al interior de Ayurveda


Ayurveda, que literalmente significa el conocimiento o la sabiduría de la vida, es la medicina tradicional de la India. Durante la última década, su popularidad como una alternativa o complemento a la medicina occidental ha aumentado constantemente.

Presentada al ojo público por el Dr. Deepak Chopra MD en 1991, su libro “Perfect Health” (Salud Perfecta) inspiró a millones de lectores con este antiguo arte de sanación. Desde entonces, el interés en Ayurveda ha crecido de manera constante y Ayurveda se está estableciendo rápidamente como una profesión de salud única.

Centrándose en cómo nos relacionamos con nuestro medio ambiente, Ayurveda considera que la enfermedad es la expresión natural del cuerpo y la mente de una vida fuera de armonía con el medio ambiente. Desde esta perspectiva, podemos comenzar a comprender que los tratamientos ayurvédicos se centran en restablecer nuevamente una relación armoniosa con el entorno. En Ayurveda, entendemos que donde hay armonía hay salud y donde no hay armonía hay enfermedad.

Nuestro medio ambiente está formado por todo lo que experimentamos a través de nuestros cinco sentidos. Por lo tanto, lo que comemos, miramos, olemos, tocamos o escuchamos, afecta nuestro bienestar. El objetivo de Ayurveda, entonces, es ayudar a que cada persona disfrute de las impresiones que son perfectas para ella. En Ayurveda, cada persona es vista como un individuo único con una genética y bioquímica única. Por eso, lo que es correcto para cada individuo puede ser diferente para los demás. Se llama la singularidad de una persona su “constitución”. La constitución describe quienes somos en el nivel más fundamental.

El concepto de que todos somos diferentes es único de Ayurveda. Como resultado de esto, Ayurveda prescribe un programa diferente para cada individuo con base en su constitución y la naturaleza del desequilibrio presente. Esto evita el síndrome de “todo el mundo debe hacer…” que se infiltra en muchos sistemas de curación. El síndrome de “todo el mundo debe” dice que todo el mundo debe seguir un camino específico para que tenga lugar la curación o para establecer una salud óptima. Ayurveda está, vehementemente, en desacuerdo con esta idea y se adhiere a la filosofía de que “nada está bien para todo el mundo y todo es correcto para alguien”. Me recuerda la historia de Buda, que al seleccionar su médico personal envió a varios médicos al bosque con la tarea de encontrar tantas plantas como podían, sin valor medicinal. Cada médico trajo muchas muestras de plantas que sentían que con su experiencia y meditaciones no tenían ningún valor. Un médico con el nombre de Jivaka regresó con las manos vacías. Él explicó su frustración al Señor Buda: “Me temo que te he fallado”, empezó, “he pasado mucho tiempo en compañía de todas las plantas en el bosque, pero no pude encontrar alguna que no tuviera ningún valor para alguien”. Al oír esto, el Señor Buda selecciono a Jivaka como su médico personal. De hecho, Ayurveda reconoce que existe medicina en todas partes y muchas veces en los lugares más inverosímiles. No sólo son plantas y hierbas las fuentes de medicina en Ayurveda, sino que también se utilizan aromas, colores, sonidos, formas especiales de masaje y alimentos como instrumentos de sanación.

Es a través de nuestros sentidos que experimentamos el mundo que nos rodea. Si tomamos impresiones armoniosas a través de nuestros sentidos, podemos esperar experimentar una mayor calma, claridad y tranquilidad y, por tanto, a través de la relación entre mente y cuerpo, una mayor salud física. Si tomamos impresiones desarmónicas, creamos agitación en el espíritu y esto conduce a la enfermedad. Ahora vamos a explorar los fundamentos de cada uno de los cinco sentidos.

A través de nuestros ojos, tomamos miles de impresiones al día. Estas impresiones son energías reales de los diferentes tipos de vibración. Cada color es una energía diferente y vibra a un ritmo diferente. Algunos colores son armoniosos para nosotros y algunos nos agitan de forma sutil. Interactuamos con el color todo el tiempo a través de la ropa que usamos y nuestro entorno familiar. Un uso consciente del color puede ayudar a crear un entorno para la curación. Mientras que algunos terapeutas atribuyen cualidades curativas a ciertos colores, Ayurveda nos enseña nuevamente que cada persona es individual y, por lo tanto, cada color tiene una capacidad de curación si se prescribe para la persona adecuada. No solo es importante el color sino también la cantidad de colores que se interrelacionan. Colores que confluyen, en general crean una mayor agitación, mientras que los que se mezclan armoniosamente crean una mayor sensación de calma. En Ayurveda también se observa la calidad de la impresión recibida por el ojo. Las imágenes violentas como las de la vida real o de las películas crean agitación y desarmonía. Ver la naturaleza y las flores provee una sensación de calma y claridad y, por lo tanto, beneficia nuestro viaje hacia la salud.

A través del sentido del gusto, nos relacionamos con los alimentos que comemos. Cada uno de los seis sabores afecta el cuerpo y la mente de alguna manera. Cada sabor tiene sus beneficios y cada uno tiene sus consecuencias negativas si nos excedemos. El sabor dulce, por ejemplo, es muy nutritivo y construye tejido y fuerza, pero en exceso, como todos sabemos, lleva a un aumento excesivo de peso, diabetes y otras complicaciones. En Ayurveda no contamos las calorías, los gramos de grasa o el contenido de colesterol de los alimentos. Desde una perspectiva ayurvédica, si aprendemos acerca del equilibrio de sabores perfecto para nosotros, entonces vamos a comer en armonía con la constitución de nuestro cuerpo y el cuerpo responderá con mayor salud. Algunos se benefician de comida picante, mientras que otros de alimentos más suaves o blandos. Algunas personas se benefician de carne, mientras que otros de una dieta vegetariana. Algunas personas necesitan el sabor dulce de cereales y otras de cualidades limpiadoras del sabor amargo. Los sabores y tipos de alimentos que son adecuados para cada individuo dependen de la constitución de cada persona y la naturaleza de los desequilibrios que pueden estar presentes.

Nuestros oídos reciben la energía vibratoria del sonido. Algunos sonidos nos calman y otros nos agitan. Por supuesto, lo que equilibra nuestra energía depende de nuevo de nuestra constitución. Podemos pensar que solo los sonidos tranquilos y relajantes nos curan. Una vez más debemos recordar que, según Ayurveda, lo que cura a cada persona es diferente. Por ejemplo, música agitante también puede ser motivadora. Si el letargo y la depresión es un reto, la motivación es lo que queremos. Mientras tanto, para las personas ansiosas, la naturaleza relajante de la música nueva era es beneficiosa. En Ayurveda, a veces se receta el uso de las energías especiales de sonido llamadas mantras para inducir reacciones específicas en el cuerpo.

A través de los orificios nasales recibimos el sentido del olfato. La aromaterapia es una parte importante de Ayurveda, ya que se conoce que el olfato evoca emociones. Desde perfumes y aromas utilizados por mucho tiempo en rituales de apareamiento, hasta los sentimientos de relajación evocados en un paseo por un jardín de rosas, los aromas siempre han jugado un papel muy importante en nuestras vidas. Aunque la mayoría de la gente usa aromas (perfumes y lociones) inconscientemente, Ayurveda nos enseña que algunos aromas crean armonía, mientras que otros contribuyen a la discordia y en última instancia a las enfermedades. A partir de este entendimiento, podemos ver que los aromas son también medicina en el contexto, ya que pueden ser usados inteligentemente para equilibrar la energía de nuestros cuerpos sutiles. En Ayurveda, se prescriben aromas específicos para ayudar al proceso de curación.

El tacto es un aspecto muy importante de Ayurveda. A través del masaje ayurvédico, el cuerpo y la mente se nutren. Se dice que la piel es un receptáculo de una variedad de energías. Algunas formas de masaje son agresivas, mientras que otras son calmantes. El tipo de masaje que ayuda en el proceso de curación de un individuo depende de la constitución y la naturaleza del desequilibrio. A través del conocimiento de Ayurveda, diversos aceites son seleccionados para cada individuo. Estos aceites son elegidos con base en sus propiedades únicas. Algunos son calientes, mientras que otros son fríos. Algunos nutren el cuerpo a través de la piel mientras que otros son menos efectivos. Además, se utilizan movimientos específicos con la manos para equilibrar las energías sutiles según Ayurveda.

Estas energías sutiles son conocidas como doshas o humores en Ayurveda. Hay tres doshas fundamentales conocidos como vata, pitta y kapha. La manera cómo se combinan y en qué porcentajes representan la constitución innata de una persona. No hay dos personas que compartan la misma constitución. Este equilibrio natural único de energías es esencialmente una impresión de energía de la persona a nivel físico y emocional. Mediante la comprensión de la constitución se puede predecir en qué parte del cuerpo hay probabilidad que se produzcan debilidades y por lo tanto tomar medidas para prevenir la enfermedad. Del mismo modo, un Especialista Clínico de Ayurveda puede observar cómo el equilibrio actual de estas energías, no lo está con su ideal innato y, en consecuencia, llegar a un entendimiento de cómo una enfermedad se arraigó en el cuerpo y comenzó a crecer. Con este conocimiento, se puede prescribir regímenes para restablecer el equilibrio, y a menudo revertir los efectos.

Nuestra constitución se puede describir como un modelo energético de nuestra genética. Nuestra genética ha demostrado ser la base de nuestra individualidad. Nuestro control de la genética determina la forma en que puede reaccionar a nuestro medio ambiente y también se puede utilizar para predecir la predisposición hacia ciertas enfermedades. También determina nuestra bioquímica individual. Esta individualidad afecta todo, desde nuestras necesidades nutricionales hasta la manera única en que respondemos a distintos fármacos, alimentos, colores, olores, temperaturas y todo lo demás en nuestro entorno. De hecho, si podemos entender nuestra constitución, podemos empezar a tomar el control consciente sobre nuestras elecciones y elegir aquellas que nos llevarán hacia una salud óptima.

Fuente: escuelaayurveda.com

ACERCA DEL AUTOR: El Dr. Marc Halpern, D.C.,C.A.S.,P.K.S. (ayurvedacharya), es uno de los pioneros de la medicina ayurvédica en Occidente y es considerado como un gran profesional y maestro de la medicina ayurvédica en los Estados Unidos. También es uno de los pocos occidentales reconocidos en la India como una autoridad en la medicina ayurvédica. Recibió el reconocimiento como mejor médico ayurvédico en la India. Un pilar en el desarrollo de la profesión en Occidente, es el cofundador de la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica en la cual prestó su servicio como consejero del Comité Nacional de Medicina Ayurvédica desde sus inicios en el año 2000 hasta el 2005. Asimismo, es cofundador de la Asociación de California de Medicina Ayurvédica. El Dr. Halpern es Doctor en Quiropráctica con posgrado en Medicina Holística. También ha estudiado con muchos notables maestros en la India y en los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s