Cómo practicar la meditación de la respiración (Anapanasati)


Anapanasati, “atención plena a la respiración” o meditación de la respiración es una práctica contemplativa fundamental del budismo. Su práctica desarrolla la atención y la concentración a través de la relajación y la quietud del cuerpo, los sentimientos y la mente. En última instancia, según el Buda, el objetivo de la meditación es el logro de Nibbana (Nirvana), la extinción del sufrimiento. Muchos no budistas practican la meditación de la respiración por sus otros beneficios: ponerse en contacto con su cuerpo y mente; aprender a estar presente; y encontrar placer en la quietud.

Preparándose para meditar

Selecciona un lugar para meditar. Busque un lugar tranquilo que inspire una actitud contemplativa. La práctica de la meditación de la respiración se centra en el movimiento sutil de la respiración, por lo que los ruidos extraviados la interrumpen fácilmente. Los sutras de instrucción budista (o suttas en pali) recomiendan el uso de edificios abandonados, bosques profundos o el pie de un árbol durante un período prolongado de práctica. Para aquellos de nosotros que no tenemos acceso a lugares como ese, una habitación tranquila y pacífica es una buena opción. Trate de usar el mismo lugar todos los días hasta que esté lo suficientemente avanzado como para que sea fácil entrar en un estado meditativo.

Use la postura correcta. Las instrucciones del Buda indican que sentarse con la espalda recta es la mejor posición para anapanasati. Dado que esta práctica tiene que ver con la relajación corporal, los sentimientos internos de placer y una mente tranquila, cuanto más cómoda sea tu postura, mejor.
La elección habitual es la posición de loto, sentado con las piernas cruzadas con el pie derecho metido encima del muslo izquierdo y el pie izquierdo encima del muslo derecho. Si su cuerpo no puede adaptarse a esto, use una postura cómoda con las piernas cruzadas o siéntese en una silla.
Siéntese erguido, con la columna recta y la cabeza bien apoyada. Si es necesario, siéntase libre de recostar su espalda con cuidado y con cuidado contra una silla, pared o tronco de árbol. Incline la cabeza ligeramente hacia abajo si le resulta más cómodo.
Coloque sus manos en cualquier lugar que se sienta cómodo. Una opción común es colocarlos en su regazo, con ambas palmas hacia arriba, la izquierda sosteniendo la derecha.

Relajarse. Una vez que haya elegido su postura, dedique algún tiempo a la relajación consciente, mientras respira por la nariz. Observa cualquier tensión en tu cuerpo y suéltala. Cuanto más consciente esté de esta relajación placentera, más rápidamente se producirá. Darse cuenta de esta retroalimentación positiva ayudará a inclinar su mente y corazón a una mayor presencia, atención y quietud.
Puede esperar que sus ojos se cierren de forma natural y gradual durante la relajación. Puede cerrarlos suavemente antes de comenzar si ayuda.

Concéntrate en tu respiración. Una vez que la mente se haya calmado y estabilizado, comience a concentrarse en un punto alrededor del cuerpo donde sea más fácil sentir y concentrarse en su respiración. La punta de la nariz o el labio superior es una buena opción, ya que son pequeños puntos por donde puede sentir el aire pasar. Algunas personas pueden preferir las vías respiratorias internas de la nariz, la parte posterior de la boca, el pecho o el abdomen.

Meditando

Cuente sus respiraciones para guiar sus primeros esfuerzos. Este paso opcional es especialmente útil para los principiantes, ya que ayuda a evitar que su mente divague. Mantenga su enfoque en el punto de respiración que ha elegido, como la punta de su nariz. Cuente las respiraciones de la siguiente manera: 1 (inhalar), 1 (exhalar), luego 2 (inhalar), 2 (exhalar) y así sucesivamente hasta 10. Luego, reinicie la cuenta.
Hay varios métodos de contar que se utilizan en la meditación. Algunos cuentan hasta cinco u ocho en cambio, y algunos completan la cuenta durante cada respiración, con el número final aterrizando al final de la respiración.

Sigue la respiración con tu mente. Una vez que tu mente esté completamente enfocada en tu respiración, deja de contar. Sin alterar conscientemente su respiración, siga los cambios en sus patrones y características. Si toma una respiración larga, tenga en cuenta que es larga. Si es una respiración corta, haz lo mismo. Observe y experimente todas las características de la respiración (como la duración, la velocidad y la presión) y realice un seguimiento de cada respiración de principio a fin. El propósito de este paso es entrenarte para que seas consciente de la transición natural y la relajación de la respiración durante la meditación. Esto fomenta lo que el Buda describió como “experimentar todo el cuerpo [de la respiración]”.
Mantenga su enfoque en un punto de su cuerpo. Realice un seguimiento del comienzo, la mitad y el final de sus respiraciones mediante los cambios en el flujo de aire en ese punto, no intentando seguir el movimiento del aire a través de su cuerpo.
Aunque la descripción es simple, puedes pasar años en esta etapa, mejorando tu enfoque. No hay un cronograma para alcanzar cada etapa.

Lleva tu mente al punto de contacto de tu respiración. A medida que mantenga la atención plena de la respiración, su respiración se volverá fina y delicada, y su cuerpo se sentirá cada vez más a gusto. Su respiración puede volverse difícil de detectar, lo que puede causar alarma o distracción. A través de la práctica, aprenda a mantener el contacto con su respiración de una manera más sutil. Esto suele suceder al permanecer consciente del leve contacto del aire donde su respiración toca sus fosas nasales o el labio. Si tiene éxito, esta etapa libera su mente de obstáculos, dejándolo tranquilo y alegre.

Fija tu atención en los signos mentales. Durante la etapa de contacto, puede surgir una imagen o señal mental, como una luz brillante, niebla o rueda. Al principio, este es un “signo de aprendizaje”, inestable y vacilante. Una vez que note este signo, puede fijar su atención en él a medida que avanza la respiración. Al principio, el signo puede parecer vago o inestable, pero a medida que continúe concentrándose en él, puede volverse más claro. Esta es una etapa de concentración profunda, que puede durar horas para un meditador experimentado.
Intentar cambiar el enfoque de su respiración a la imagen a menudo hará que desaparezca. Si mantiene con éxito el contacto con su respiración, puede encontrar que la imagen se estabiliza y que su mente se concentra en ella sin una elección consciente.
Estos son pasos sutiles con transiciones naturales y superpuestas. Tanto el “contacto” como la “fijación” son técnicas que le ayudan en lo que el Buda llamó “calmar la formación corporal”.

Observa tu estado de éxtasis. En esta etapa difícil de alcanzar, te estás abriendo a un aspecto más profundo y generalmente inexplorado de ti mismo. En las instrucciones de Buda, esto se compone de tres aspectos: “experimentar el éxtasis” ( PITI ), “experimentar la bienaventuranza” ( sukha ) y “experimentar la mente”. El cultivo de los pasos anteriores te habrá llevado a un estado mental abierto al éxtasis interior y la felicidad. Hay muchas enseñanzas y escritos sobre los estados mentales ( jhana ) posibles en esta etapa. Aquí hay algunas formas en las que puede observarse a sí mismo durante esta etapa:
Toma conciencia de cómo los sentimientos internos de éxtasis y placer provocan un regocijo en la mente, que a su vez conduce a la quietud y la paz.
Observe cómo la quietud nacida de la felicidad interior le da un sabor diferente a su mente: un sabor de libertad y suficiencia.

Aléjate de las emociones negativas. Aléjese de la codicia, la vanidad y otras emociones que obstaculizan su progreso (llamadas “contaminaciones” en la tradición budista). Esta técnica, junto con la profunda quietud del corazón que has obtenido, te ayudará en las cuatro etapas finales de anapanasati:
Contempla la impermanencia. Comprender la implicación más profunda de la impermanencia en nuestra experiencia de sufrimiento.
Contempla cómo se desvanece.
Contempla la cesación.
Contempla la renuncia. Tenga en cuenta que abandonar los hábitos habituales de buscar el placer y la felicidad conducirá a experiencias internas más poderosas y seguras.

Purifícate de estas emociones. Si continúa contemplando estos temas, puede reemplazar sus emociones negativas con virtudes positivas. Uno de los más importantes es el desapego ( Viraga ), vaciar tu mente de preocupaciones y pensamientos del pasado y del futuro.
Tenga en cuenta que estas etapas no se dan de forma rápida o sencilla; se requiere una práctica profunda y constante para poder llegar al nivel de purificación.

Mire hacia atrás en lo que ha perdido y ganado. Si ha pasado por todas las etapas de anapanasati, complete la meditación recordando cómo ha llevado a la pérdida de emociones negativas y a la obtención de nuevas percepciones. Considere cómo la calma gradual impulsada por la respiración del cuerpo, los sentimientos, los pensamientos y la mente lograda hasta ahora solo es posible debido a la característica universal de la impermanencia ( anicca ).

Trabajando en la respiración consciente

Sigue practicando tu respiración. Cuando te concentres, sigue enfocándote en el objeto o la imagen en tu cabeza para aumentar la concentración. A medida que avanza en la meditación, puede realizar diferentes ejercicios que le ayudarán a concentrarse en su respiración y sus diversos aspectos. Algunos ejercicios mentales que pueden ayudar a llevar su respiración a un nivel más alto son:
El flujo de la totalidad de la respiración según se observa desde un punto fijo. Una buena analogía a considerar es una sierra: al cortar un tronco, usted mantiene el 100% de su atención en el punto en que la sierra hace contacto con la madera mientras se mueve hacia adelante y hacia atrás, pero no sigue la sierra a medida que viene. y va como si no supiera qué tan lejos ha cortado en la madera.
El flujo de energía que crea y usa la respiración. Un meditador más experimentado puede usar la energía para fluir por el cuerpo para aliviar el dolor y refrescar el cuerpo, creando eventualmente una sensación de placer.
El uso de la respiración para relajar la mente y el cuerpo y aumentar la conciencia a medida que se vuelve más sutil.
Tus experiencias de cómo se forma la respiración en relación con el estado de la mente. Si la mente está tensa, la respiración suele estar tensa. El estado de la mente a menudo se refleja en la respiración. Al ajustar la mente, como considerar pensamientos de buena voluntad cuando está enojado, o apreciación cuando está infeliz, puede ajustar la respiración para que sea más suave y tranquila, lo que ayuda a relajar el cuerpo y la mente.
Tus experiencias sobre cómo se forma tu estado mental en relación con la respiración y la nariz. Rara vez respiramos por ambas fosas nasales al mismo tiempo, ya que una suele estar cerrada.
La intención mental que impulsa el proceso de inhalación y exhalación en términos de vacío o vacuidad (anatta). Los procesos mentales y corporales de la respiración no se detienen cuando dejamos de prestarles atención.
La naturaleza cambiante e impermanente de la mente y el cuerpo. No solo cada respiración es diferente de la otra, por lo que nunca tienes dos respiraciones iguales, la práctica de meditación siempre es diferente, por lo que nunca tienes dos períodos de meditación iguales.
Cómo cambia la respiración cuando nos fijamos en un objeto diferente como una distracción, un pensamiento o sentimiento, o sensaciones en el cuerpo.

Desarrolle consistencia de enfoque. Cuando entras en un estado meditativo, quieres entrar en el mismo estado cada vez, ni más ni menos intenso. Esfuérzate por ponerte en el mismo nivel de concentración cada vez. Una analogía simple a considerar es el sonido y el objetivo es crear un tono medio uniforme. Demasiado esfuerzo es como subir el volumen, muy poco es como bajarlo. Cuando se aplica demasiado esfuerzo, la mente duele o la respiración se vuelve inestable, y con muy poco esfuerzo, la respiración y la concentración siguen disminuyendo.

Mantenga una conciencia aplicada constante de la respiración. A medida que practica, puede encontrar que la respiración se vuelve cada vez más sutil a medida que el cuerpo calmado requiere menos oxígeno. Eventualmente puede haber un momento en el que la respiración parezca desaparecer. En la práctica, es mejor mantener la concentración en el mismo punto, ya que la respiración volverá pronto, pero puede interrumpir la concentración si se aleja de ese punto.
Para que la concentración se desarrolle aún más, mantenga el enfoque aplicado hasta que se vuelva evidente para usted de alguna forma y se presente una sensación de placer. A esto a menudo se le llama éxtasis. Si no hay sensación de este éxtasis, es poco probable que la mente entre mucho más profundamente en la concentración.
La forma en que aparece es diferente para cada persona. Puede ser un cambio en la sensación física, una imagen mental, un sentido simbólico de movimiento u otra forma. Esto no es algo que la mayoría de los practicantes experimente con frecuencia o en ocasiones en absoluto. Depende en gran medida del temperamento del practicante, la experiencia y las habilidades en la meditación, la ubicación y las posibles distracciones u otras prioridades que puedan estar en la mente. En caso de que surja, debes enfocar toda la atención en eso sin analizar su color, características, etc. Se puede perder fácilmente si no le das una atención equilibrada y uniforme. La atención plena a la respiración es difícil de desarrollar, por lo que requiere práctica para hacerlo bien.

Tomando medidas para mejorar la meditación

Estirarse. Hágalo a menudo y con regularidad en su día a día. Considere la posibilidad de practicar yoga, que incorpora muchas de las mismas técnicas e ideas de respiración. Esto puede ser parte de una rutina de ejercicios o un estilo de vida activo, pero la columna debe estar cómoda y recta, dejando caer y relajar el área del coxis y el estómago. También desea poder sentarse en posición de loto en lugar de simplemente cruzar las piernas para meditar.

Practica consistentemente. Hágalo de la misma manera cada vez, piense incluso en sentarse en el mismo lugar. Esto entrena y familiariza la mente para mantener un enfoque aplicado firme. Para empezar, algunos expertos recomendaron pasar hasta una semana o más practicando durante varias horas al día sin obligaciones, por lo que un retiro de meditación es ideal. Pueden pasar varios días y, durante algunos, semanas o meses antes de que la mente se relaje y se suelte lo suficiente como para que una persona deje de lado los obstáculos mentales y su mente se vuelva brillante.

No medite cuando tenga hambre o el estómago muy lleno. El cuerpo necesita energía para meditar, pero los alimentos ingeridos recientemente también promueven la somnolencia o la distracción. Debe estar alerta y concentrado, no pensar en la comida.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s