Cómo hacer yoga frente a la computadora


Practicar yoga frente a la computadora es una forma fácil y divertida de relajarse en el escritorio. Si lo haces correctamente, puede ayudarte a relajar los músculos y a desbloquear la mente. Si trabajas en un escritorio o pasas muchas horas mirando una pantalla, hacer yoga sentado frente a la computadora puede ayudarte a sentirte más feliz y a lograr una relajación profunda.

Relajar el cuerpo

Haz inclinaciones de cabeza para estirar el cuello. Cuando practiques yoga frente a la computadora, será mejor que empieces por la cabeza y avances hacia abajo. Para hacerlo, mueve la cabeza en todas direcciones empujando el cuello hacia delante y hacia atrás, y girándolo de lado a lado. Intenta hacer movimientos suaves y controlados, nunca bruscos ni erráticos, y tómate tu tiempo para completarlos tranquilamente. Cada vez que gires la cabeza en una dirección, alarga el cuello todo lo que puedas y mantén el estiramiento durante tres respiraciones largas y profundas. Realiza estos movimientos durante un periodo de entre 30 y 60 segundos.
CONSEJO DE ESPECIALISTA
Susana Jones, C-IAYTSUSANA JONES, C-IAYT
Terapeuta de yoga certificada
Truco de la especialista: Si no puedes levantarte mientras estás trabajando frente a la computadora, puedes hacer secuencias de yoga colocándote en el borde del asiento con la espalda tan erguida como sea posible.

Haz círculos con los hombros, encógelos y muévelos en distintas direcciones para relajarlos. Para estirar los hombros, prueba a encogerlos, moverlos hacia atrás y hacia delante, o hacia arriba y hacia abajo. Haz estos movimientos lentamente para sentir cómo trabajan y se relajan los músculos. Mientras estiras, elige dos posiciones entre las que puedas alternar, como llevar los hombros hacia arriba y hacia abajo. Cuando entres en la primera posición, inhala y mantén el estiramiento durante 3 segundos. Después, pasa a la otra posición y exhala. Repite este ejercicios durante un periodo máximo de 1 minuto.

Haz torsiones con la parte superior del cuerpo para relajar la columna. Los estiramientos de la columna son especialmente beneficiosos para aliviar la tensión causada por mantener una mala postura frente a la computadora. Para practicarlos, mantén el cuello y los hombros firmes y compacta la parte inferior del cuerpo, de manera que puedas dirigir toda tu atención hacia la espalda. Inhala y gira la columna hacia un lado. Mantén el estiramiento durante 3 segundos, vuelve al centro y exhala. Haz el mismo movimiento al otro lado y, después, repite todo el proceso durante un periodo de entre 30 segundos y 1 minuto.

Planta los pies y muévelos en círculos para estabilizarte. Planta los pies firmemente en el piso y concéntrate en su conexión con la tierra. Visualiza la tierra girando en tu mente y, después, mueve los pies en círculos, intentando seguir la velocidad de rotación del planeta. Haz respiraciones largas y profundas desde el diafragma, sincronizándolas con el ritmo de la tierra. Sigue con este ejercicio durante un periodo de hasta 1 minuto.

Masajea tu cuerpo desde la cabeza hasta los dedos de los pies para relajar todos los músculos. Para tratar las zonas menos estresadas, bastará con algo tan sencillo como tocarlas para recordar tu presencia en la tierra. Para tratar zonas más afectadas por el estrés, aplica una presión profunda sobre la piel y masajea el músculo con fuerza para eliminar toda la tensión posible. Mientras das el masaje, concéntrate en liberar todas las sensaciones negativas del cuerpo. Sigue masajeándote todo el tiempo que sientas necesario.
Para aliviar tensiones de los ojos y el rostro, cubre estas zonas con los dedos o las palmas de las manos y haz movimientos circulares con mucha suavidad.

Encontrar la paz interior

Piensa en un mantra para mejorar tu concentración. Cuando practiques yoga espiritual, recitar un mantra en voz alta o mentalmente puede ayudarte a ignorar los pensamientos innecesarios. El mantra más común es el “Om”, pero puedes usar cualquier palabra o frase sencilla y tranquilizadora.

Haz respiraciones profundas y completas para ignorar los pensamientos innecesarios. Coloca las manos sobre el vientre y empieza a hacer respiraciones profundas, inhalando y exhalando desde el diafragma. Concéntrate únicamente en tu respiración hasta que empiece a resultarte natural y mecánica. Este proceso, conocido como respiración consciente, te ayudará a evitar los pensamientos molestos, innecesarios y obsesivos, además de establecer un vínculo más profundo entre tu mente y tu respiración.

Visualízate a ti mismo como una entidad poderosa para ubicar tu lugar en el universo. Junta las manos en posición de oración. Piensa en ti mismo como si fueras un ser espiritual, como Buda, o como una acumulación de energía pura. Recuerda que estás conectado con algo superior, ya sea una deidad, un poder sobrenatural o el cosmos. Esta entidad superior es el lugar del que vienes, del que formas parte y en el que yace tu energía.

Envía buenas vibraciones a las personas que te ayuden a sentirte más positivo. Enfoca tu pensamiento hacia alguien que despierte de manera inmediata una sensación de calidez y felicidaz dentro de ti. Visualiza a esa persona de pie frente a ti, y deja que la imagen te inunde de emociones positivas. Mentalmente, deséale salud, seguridad, felicidad y relajación, y extiende los brazos hacia delante para enviarle luz y positividad. Repite este paso con distintos focos:
contigo mismo, abriendo tu mente para gozar de felicidad y disfrute personal
con alguien con quien no tengas una relación cercana, como un conocido del trabajo o de la escuela
con una persona que no te agrade o con quien suelas estar en profundo desacuerdo
con el mundo y todas las personas que lo habitan, sin importar quiénes sean

Pide ayuda para encontrar tu camino como recordatorio de que no estás solo. Junta las manos a la altura del pecho y frótalas entre sí. Si eres religioso, piensa en una entidad divina o en un maestro sabio, y pídele que te guíe. Si no eres religioso, piensa en el universo en sí mismo o en alguien a quien respetes profundamente, como un miembro de tu familia o un mentor, y pídele que te muestre el camino. Recuerda que, cuando das un paso en la vida, no lo estás dando solo.

Detén tu pensamiento durante 1 minuto para encontrar la paz. Coloca las manos sobre el vientre o sobre el regazo. Concéntrate en la respiración y en cómo el oxígeno llega a distintas partes de tu cuerpo, como la cabeza, el pecho, el vientre, las piernas y los pies. Permanece tranquilo mientras tu cuerpo, tu mente y tu espíritu se relajan.

Piensa en una meta positiva para finalizar la sesión. Las primeras veces que practique yoga frente a la computadora, piensa en lo que puedes hacer para ser más feliz en un futuro próximo, concentrándote en lo positivo o, simplemente, aprendiendo a apreciar la vida que tienes. Más adelante, cuando lleves un tiempo practicando, centra tus pensamientos en metas más ambiciosas, como buscar formas de ayudar a los demás o alcanzar tus principales objetivos en la vida.
Consejos
Aunque muchas veces el yoga se relaciona con corrientes espirituales o religiosas como el budismo y el hinduismo, puedes practicarlo frente a la computadora sin importar cuáles sean tus creencias.

Fuente: es.wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s