Manejando el conflicto: una perspectiva yóguica


El conflicto parece ser parte de nuestras vidas. Parece estar alrededor de todos nosotros. Está prevalente tanto en comunidades Ayurvedas y yóguicas, como en el escenario familiar y mundial. Lograr sobrevivir como una entidad separada de este planeta y sociciedad significa que ocasionalmente debemos tropezarnos con otros.

Nos identificamos a nosotros mismos con muchas cosas: nuestros cuerpos, nuestra ropa, nuestra personalidad, nuestro trabajo y nuestras historias, entre otros. La mayoría de las personas también se identifican con sus creencias y percepciones. Tendemos a creer que nuestra forma de ver el mundo es la visión correcta de la realidad.

La gente de naturaleza pitta tienen tendencia a identificarse excesivamente con sus percepciones. El fuego en la mente es capaz de quemar la falsa ilusión y revelar la verdad. Esto ocurre cuando la mente es perfectamente clara y el individuo es puramente sáttvico. Como la mayoría de las personas no son puramente sáttvicas, hay una cierta distorsión de lo que una persona de naturaleza pitta percibe.

Cuando las personas de naturaleza pitta conciben sus percepciones como reales, esto puede llevarlos a tener sentimientos intensos. Cuando estas percepciones son conflictivas con las de otros, se puede experimentar la ira. La ira genera acciones conflictivas: en un bar genera una pelea; en la familia, un argumento; en organizaciones políticas, cartas airadas. Gran parte de la sociedad maneja la cólera de manera “civilizada” con demandas judiciales. Debe haber mucha rabia, ya que hay una gran cantidad de demandas judiciales. En el macrocosmos de la conciencia colectiva de un país, las naciones manejan el enojo en forma de guerra. En el microcosmos de nuestra propia vida, todas las acciones perjudiciales (físicas o no) adoptadas por la ira y la frustración es una expresión de nuestra naturaleza guerrera. Pitta es guerrero. Cree que siempre está en lo correcto, la guerra se convierte en un conflicto pasional y se piensa auto-suficiente.

George Bush es un guerrero. Sharron Ariel es un guerrero. Sadam Hussein es un guerrero. Bin Laden es un guerrero. Algunos miembros del CAAM son guerreros, algunos estudiantes son guerreros y algunos profesores son guerreros. Los guerreros vivos para la lucha justa. Guerreros de vivir para estar en lo cierto. Guerreros de destruir lo correcto. Es decir, hasta que despierten.

Cuando la persona de naturaleza pitta se vuelve más sáttvica, la mente se vuelve clara y percibe la verdad más alta. A veces olvidamos que cada persona crece, aprende, evoluciona y toma las mejores o peores acciones en las diferentes estaciones de sus caminos. Realmente no creo que nadie se despierte en la mañana y se diga a sí mismo: “Soy un(a) chico(a) malo(a), ¿cómo puedo hacer algunas cosas realmente malas hoy?”. Más bien, la mayoría de la gente racionaliza sus acciones con un criterio que les hace sentirse bien consigo mismos y verse bien ante los demás. La gente común cree en su propia retórica y creen que tienen razón.

Después de haber traspasado la ilusión, la persona sáttvica tipo pitta decide permanecer por encima de maya (el juego de la conciencia) y no se involucra con su enemigo en la batalla. Para ellos, no hacerlo es solo negar la verdad que ven con tanta claridad. En Vedanta, “Tat Twam Asi” significa “tú eres eso”. Al involucrar a otros en guerras santas justas, nosotros somos nuestro propio enemigo. Cuando les causamos daño seguimos en la rueda de la vida, la muerte y el sufrimiento.

En ausencia de la ira, hay compasión y diversión. Cuando nos conocemos mejor, no hay compasión por el alma que lucha, ni diversión cuando nos encontramos a nosotros mismos siendo arrastrados por los conflictos. Las diversiones a menudo actúan como un limpiaparabrisas según conducimos por la carretera de la vida. Al ver claramente a través de un parabrisas limpio (la mente) podemos salir de la autopista y tomar el camino menos recorrido hasta la cumbre más alta. A partir de ahí todo será claro.

¿Quieres vivir en un mundo en paz? En primer lugar debemos lograr la paz con nosotros mismos. Entonces, podemos lograr la paz con nuestras familias y nuestras comunidades. Cuando suficiente gente vive de esta manera, dejaremos de expresar nuestra conciencia colectiva en forma de guerra. La paz comienza con cada uno de nosotros. La paz comienza con la compasión.

Fuente: escuelaayurveda.com

ACERCA DEL AUTOR: El Dr. Marc Halpern, D.C.,C.A.S.,P.K.S. (ayurvedacharya), es uno de los pioneros de la medicina ayurvédica en Occidente y es considerado como un gran profesional y maestro de la medicina ayurvédica en los Estados Unidos. También es uno de los pocos occidentales reconocidos en la India como una autoridad en la medicina ayurvédica. Recibió el reconocimiento como mejor médico ayurvédico en la India. Un pilar en el desarrollo de la profesión en Occidente, es el cofundador de la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica en la cual prestó su servicio como consejero del Comité Nacional de Medicina Ayurvédica desde sus inicios en el año 2000 hasta el 2005. Asimismo, es cofundador de la Asociación de California de Medicina Ayurvédica. El Dr. Halpern es Doctor en Quiropráctica con posgrado en Medicina Holística. También ha estudiado con muchos notables maestros en la India y en los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s