Empoderamiento, crecimiento espiritual y salud perfecta


El cuidado de la salud Ayurveda en su mejor parte facilita la transformación de la conciencia que conduce hacia acciones armoniosas, salud óptima y paz mental.

No hay curación real si no hay transformación de la conciencia. Nosotros creamos nuestras situaciones en nuestra vida actual. Esto es cierto en toda nuestra experiencia de vida: económica, profesional, material, emocional, relacional y de salud. Al darnos cuenta que somos los creadores de nuestra experiencia, se nos ofrece una tremenda oportunidad para crear la experiencia que queremos tener. Después de todo, si tenemos el poder de crear nuestra experiencia, tenemos el poder para cambiarla. Si nuestra experiencia de ahora es de enfermedad, entonces tomando el control sobre la experiencia podemos volver a crear un estado de salud.

El poder de crear la propia experiencia es lo que se denomina “poder personal”. Se cultiva a través de asumir responsabilidad. El poder real comienza con la responsabilidad. Solo asumiendo la responsabilidad uno gana la capacidad de responder. Cuando desviamos nuestra responsabilidad a otras personas o sobre factores fuera de nosotros mismos, nos volvemos sin poder. Nos convertimos en víctimas de factores que están fuera de nuestro control.

Vedanta, la gran enseñanza que subyace a la mayoría de los sistemas védicos de espiritualidad, enseña que el mundo en que vivimos es un reflejo de lo que está pasando dentro de nosotros. No es nada más ni nada menos. “Neti Neti” – No esto, No eso – es un mantra importante. Es la negación del mundo exterior y su experiencia. Centra la verdad hacia el interior. En nuestro centro se encuentra el poder de crear.

Sí, todos somos “creadores”. Lo hacemos todos los días y la mayoría del tiempo re-creamos los problemas que experimentamos una y otra vez. Esto lo hacemos inconscientemente, ignorantes de cómo trabajar con el poder de la creación. Atascado en una trayectoria circular de re-creación, pensamos que la causa de nuestras enfermedades y la infelicidad en la que nos encontramos está fuera de nosotros mismos. La causa se debe a los patógenos, al gobierno, al jefe, a los empleados, a los niños, a los padres, a las corporaciones, etc, etc. ¡DESPIERTA! La causa está en el interior. Esa es la única causa que hace la diferencia.

La mayoría de personas se apartan al asumir su responsabilidad. Después de todo, ¿quién quiere ser responsable de la enfermedad y el sufrimiento? Esto es porque la mayoría de la humanidad es muy CRÍTICA. Cuando el prejuicio se añade a la responsabilidad, se convierte en CULPABLE. Nadie quiere ser culpable de nada. Somos rápidos en aceptar la responsabilidad por el bien del mundo y con la misma rapidez nos escudamos de culpa de las cosas que van mal.

No hay razón para aceptar nunca la culpa. Quite el prejuicio y solo queda la causa y el efecto. Esta es la ley del karma, y el karma es imparcial. Es un reflejo de las acciones pasadas. Si no le gusta el efecto, ponga en acción nuevas causas. ¡Cree nuevos efectos! ¡El pensamiento Vedanta es muy enriquecedor!

Así que la pregunta del día es: ¿Qué va a hacer de diferente desde ahora? Me permito sugerir que, en el fondo, cada persona ya sabe lo que tiene que hacer de manera diferente. La mayoría de la gente, en el fondo, reconoce las acciones inarmónicas que están realizando y saben lo que necesitan hacer para cambiarlas. Si una persona toma un poco de tiempo de manera tranquila para la autoreflexión y el cuestionamiento, los cambios que se deben hacer son evidentes. Hacerlos es el reto.

Aquí es donde Especialistas Clínicos Ayurvedas pueden entrar. Nuestro trabajo es apoyar el cambio positivo y el crecimiento hacia la salud óptima y la paz mental. A veces, nuestro trabajo es tan simple como recordarle a los pacientes que miren hacia dentro y determinen sus acciones inarmónicas. Otras veces, mirar en sus vidas y ayudarles a identificar sus acciones. Una vez se identifican las acciones que hay que cambiar, nuestro papel es simple: mantener al paciente responsable. Tenemos que ser un reflejo constante de lo que ya saben. No tenga miedo de recordarle a sus pacientes que tienen el poder de cambiar. No tenga miedo de recordarles que ellos tienen el control de los resultados de su cuidado. No tenga miedo de darles el poder de controlar sus vidas. Cuando sean verdaderamente responsables de sus circunstancias y avancen hacia una mayor armonía, estarán aprovechando el poder de lo divino y de esto se llena cada célula de su cuerpo. La curación es un hecho real. Cuando hay armonía, hay salud. Donde hay discordia, hay enfermedad.

Para ser eficaz en ayudar a la gente a aceptar la responsabilidad de su nivel de salud y de su paz mental, son necesarias dos cosas. En primer lugar, asumir la responsabilidad por su propia cuenta. Así es, comience hoy y deje de culpar a otros. En segundo lugar, la práctica del no-juicio. No es fácil, así que primero practique consigo mismo antes de practicarlo con los demás. Mire lo que sucede. Mire cómo su propia vida comienza a cambiar a medida que deja de culparse a si mismo y empieza a tomar toda la responsabilidad. Usted comenzará a sentir algo especial que nunca antes había sentido. Ese algo especial es el “amor libre sin condiciones”. Cuando tenga suficiente de él, naturalmente comenzará a compartirlo. No tendrá otra opción, se desbordará la taza. En sus consultas, el amor incondicional y la compasión va a crear un espacio sagrado para la curación. Cuando se purifica del prejuicio, sus pacientes se sentirán más cómodos para abrirse y se volverán vulnerables junto a usted.

Comience por observar sus palabras. Deje ir lo que es bueno y malo, el bien y el mal, la alabanza y la culpa, porque no se puede tener uno sin el otro. Cambie las palabras que oye salir de su boca. Más tarde, observe sus pensamientos. ¡Preste atención! Cámbielos a medida que surjan. Tenga una sonrisa hacia adentro cuando se observe. Esa sonrisa es un acto de autocompasión.

Con la práctica, todos podemos volvernos más compasivos, personas con amor incondicional y sin prejuicios. A través de nuestras prácticas, podemos inspirar a otros a serlo también. Con claridad y un poco de esfuerzo, podemos asumir la plena responsabilidad de nuestras vidas, convertirnos en individuos con poder divino y construir vidas con una mayor salud y paz mental. Si eso no es la iluminación en la tierra, no sé lo que es.

Fuente: escuelaayurveda.com

ACERCA DEL AUTOR: El Dr. Marc Halpern, D.C.,C.A.S.,P.K.S. (ayurvedacharya), es uno de los pioneros de la medicina ayurvédica en Occidente y es considerado como un gran profesional y maestro de la medicina ayurvédica en los Estados Unidos. También es uno de los pocos occidentales reconocidos en la India como una autoridad en la medicina ayurvédica. Recibió el reconocimiento como mejor médico ayurvédico en la India. Un pilar en el desarrollo de la profesión en Occidente, es el cofundador de la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica en la cual prestó su servicio como consejero del Comité Nacional de Medicina Ayurvédica desde sus inicios en el año 2000 hasta el 2005. Asimismo, es cofundador de la Asociación de California de Medicina Ayurvédica. El Dr. Halpern es Doctor en Quiropráctica con posgrado en Medicina Holística. También ha estudiado con muchos notables maestros en la India y en los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s