Manejando el cáncer – Parte I


Esta es la primera de una serie de tres partes a explorar relacionadas con el cáncer. La primera parte se centra en los aspectos básicos del cáncer desde una perspectiva occidental, mientras que la segunda y la tercera se centrarán en el conocimiento del cáncer en Ayurveda y su tratamiento a base de hierbas, nutrición y manejo holístico.

Introducción

Por el momento, el cáncer es la más temida de todas las enfermedades. Burlándose de la humanidad con la amenaza de una muerte lenta y dolorosa, es a menudo la primera enfermedad que las personas piensan que tienen cuando experimentan dolor o sienten un nudo en sus cuerpos y es de lo último que quieren hablar. Al ir al médico, los pacientes esperan con cierto recelo la llamada telefónica que les diga, sí o no. Esa llamada telefónica trae un gran alivio, alegría y aprecio por la vida o trae choque y desesperación. Mientras que el cáncer es una enfermedad devastadora, la probabilidad de morir de cáncer es mucho menor que la de morir por enfermedades cardiovasculares (infartos de miocardio y accidentes cerebro-vasculares). La enfermedad cardiovascular sigue siendo la principal causa de muerte y es responsable de tres veces más muertes que todos los cánceres combinados. Sin embargo, aproximadamente una de cada cinco personas desarrollarán algún tipo de cáncer maligno en algún momento de su vida.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una proliferación de células en el cuerpo que experimentan un crecimiento no regulado. Estas células se propagan por sí mismas sembrándose en el cuerpo. Por lo general crece en forma de tumores, así, los nuevos tumores surgen como células que echan raíces y crecen en diferentes partes del cuerpo. La muerte se produce cuando las funciones del cuerpo que dan soporte a la vida están en peligro debido al daño celular.

Cuando se habla de cáncer, a lo que se refiere es a un tumor maligno. Un tumor maligno es el que tiene la tendencia a crecer e invadir los tejidos circundantes. Los tumores benignos, que todavía no son cancerosos, presentan una amenaza mucho menor. Puesto que están encapsulados y es mucho menos probable que se propaguen. Estos, a menudo, pueden ser removidos quirúrgicamente y no requieren de ningún tratamiento adicional. Los tumores metastásicos son tumores malignos que ya se han propagado. Los cánceres metastásicos son generalmente los más peligrosos.

La determinación del pronóstico

El pronóstico para un paciente con cáncer disminuye significativamente con la metástasis. Esta es la razón principal de la profesión médica que alienta las pruebas de rutina para la detección temprana. El pronóstico de un paciente también disminuye con la extensión de la metástasis. A más sitios, es menos probable la recuperación. Otro factor en el pronóstico es la ubicación exacta del tumor. Un tumor localizado en un órgano vital o cerca de una función vital del cuerpo es más difícil de tratar. Por último, el tipo de célula implicada en el cáncer, puede indicar qué tan agresivo tiende a ser.

Las causas de cáncer

Aunque la mayoría de la gente nunca tendrá cáncer, cada cuerpo produce células cancerosas. Todos los días, incluso en personas sanas, las células malignas se forman y circulan. En un cuerpo normal y sano, estas células son destruidas por el sistema inmune del cuerpo. En los pacientes que desarrollan cáncer, algo ha puesto en peligro la capacidad del cuerpo para hacer frente eficazmente a estas células.

El desarrollo de cáncer depende de muchos factores. Sin duda alguna, uno de ellos es genético. El cuerpo tiene ciertos genes llamados “oncogenes”. Los oncogenes son genes mutados que regulan el crecimiento celular. Las proteínas de estos genes dan la señal a la célula para que se divida cuando se supone que no deben hacerlo. La exposición a carcinógenos ambientales y virus son responsables de convertir los genes regulares en “oncegenes”.

Nuestros cuerpos están diseñados para hacer frente a esta amenaza. Genes adicionales llamados “genes del tumor represor” normalmente suprimen o regulan el crecimiento. Sin embargo, las mutaciones pueden causar estos genes a fallar una y otra vez, produciendo un crecimiento sin restricciones. Las anomalías cromosómicas se han relacionado con un gran número de cánceres como la leucemia y el linfoma.

Los virus parecen jugar un papel importante en la aparición del cáncer. Un virus es una hebra de material genético que es capaz de insertarse en el ADN de su huésped, se replica y así altera las funciones de éste. Aunque a menudo las defensas del cuerpo pueden deshacerse del intruso agresivo, otras veces se incrusta en el interior del ADN y el cuerpo parece indefenso frente a este. Alterando el ADN de los cuerpos, estas mutaciones pueden ser transmitidas de generación en generación. Los virus son la evidencia física más cercana para apoyar algo parecido a la idea de posesión. Los virus comunes que pueden producir cáncer incluyen el VPH (virus del papiloma humano), CMV (citomegalovirus), EBV (virus de epstein barr) y la hepatitis B. Además, cualquier agente patógeno que causa inflamación crónica aumenta el riesgo de cáncer.

A menudo se acusa a la contaminación ambiental como causante de cáncer. De hecho, se ha demostrado que los contaminantes del medio ambiente aumentan el riesgo de cáncer. Los carcinógenos químicos hacen que las células se muten a través de una serie de etapas. Estas etapas de mutaciones son a menudo dependientes al contacto con sustancias químicas ordinarias, que por sí solas no son una amenaza, pero cuando se combina con un carcinógeno desencadenan la mutación. Estas sustancias químicas se llaman “co-carcinógenos”. La lista de sustancias químicas comunes que pueden producir cáncer es muy larga y son muchos plaguicidas, diesel, gases de pintura a base de plomo, el formaldehído y una variedad de tintes para el cabello.

La causa del cáncer es compleja. Hay muchos factores que contribuyen. En adición a las tendencias genéticas, virus y contaminación del medio ambiente, la luz ultravioleta, la radiación de los rayos X, las centrales nucleares y las pruebas de armas nucleares y el uso de medicamentos inmunosupresores, todos son factores importantes. Además, las personas con antecedentes de enfermedades autoinmunes, cuyos sistemas (inmunes) claramente no funcionan de manera correcta, también tienen un mayor riesgo.

Los signos y síntomas de la bandera roja

A menudo los primeros signos y síntomas de cáncer no están presentes. El cáncer a menudo se desarrolla en el cuerpo durante bastante tiempo antes de que las funciones del cuerpo se vean comprometidas y los síntomas se noten. Esta es una razón más por la que la detección temprana a través de pruebas no-invasivas son tan importantes. Los pacientes que experimentan pérdida de peso inexplicable, sudores nocturnos, dolor inexplicable (especialmente de noche) y sangrado anormal de cualquier orificio del cuerpo, deben realizarse un examen completo tan pronto como sea posible.

Los cánceres principales

El cáncer de pulmón. Es la forma más común de los cánceres y la principal causa de muerte entre estos. El carcinoma broncogénico es responsable del 90 % de todos los cánceres de pulmón y es muy agresivo. El 87 % de estos cánceres se atribuyen al consumo de cigarrillos.

Cáncer colorrectal. Es el segundo tipo de cáncer más común. Tiende a afectar a adultos mayores de 40. Los científicos aceptan que una dieta baja en fibra y alta en proteínas de origen animal contribuye a esta condición. Una dieta vegetariana que incluya granos enteros puede reducir notablemente el riesgo. Un simple análisis de sangre es disponible para la investigación denominada CEA (antígeno carcinoembrionario).

Cáncer de mama. Afecta al 13 % de las mujeres hacia la edad de 95 años. Esta es la forma más común de cáncer en la mujer. Si bien muchas mujeres de mediana edad desarrollan cáncer de mama, el riesgo aumenta dramáticamente después de los 75 años. El 80 % de estos cánceres se descubren por primera vez gracias a que el paciente nota un bulto. Para el momento en que son descubiertos, muchos han hecho metástasis en los ganglios que lo rodean. La detección temprana mediante exámenes diarios de mama y las mamografías, ofrecen la posibilidad de encontrar cáncer antes de la metástasis y mejorar considerablemente el pronóstico. Los estudios demuestran que las mamografías anuales ayudan a reducir la tasa de mortalidad de cáncer de mama de un 25 al 30%. Si bien existe el riesgo de exposición a la radiación al hacerse las mamografías, la mayoría de los médicos profesionales creen que los beneficios potenciales superan los riesgos. El cáncer de mama es responsable de 3.5 % de todas las muertes en la mujer. Una mujer que está libre de cáncer en sus nódulos linfáticos después de la terapia tiene una tasa de supervivencia de 10 años en un 80%.

Las mujeres con historia familiar de cáncer de mama y aquellas que han tomado píldoras anticonceptivas tienen riesgo mayor. Otros factores que aumentan este riesgo son las mujeres que quedan embarazadas después de los 30 años y que comienzan con una temprana menstruación, la aparición tardía de la menopausia, la exposición a la radiación y la terapia de reemplazo hormonal, son riesgos importantes.

Cáncer de próstata. Es la enfermedad más común entre los hombres mayores de 50 años de edad. Algunos estudios han demostrado que la mayoría de los hombres desarrollarán cáncer de próstata si llegan a vivir lo suficiente. Aunque en general el crecimiento del cáncer es lento y ligeramente agresivo, tiene la capacidad de formar metástasis y matar al paciente. Los análisis de sangre (prueba de antígeno prostático específico) pueden revelar la presencia de cáncer de próstata. Aunque una prueba positiva indica cáncer, no se debe descartar si la prueba sale negativa. El valor de todas las pruebas de monitoreo de la sangre para el cáncer es controversial.

Cáncer de endometrio. Es la cuarta enfermedad más frecuente en la mujer. El riesgo aumenta considerablemente después de los 40 y los picos van entre los 50 a 60 años de edad. El mayor factor de riesgo de correlación es la obesidad. Otros factores de riesgo importantes son: la terapia de reemplazo de estrógenos, la elección de tener o de la incapacidad de tener hijos (nuliparidad), los trastornos de ovulación y la menopausia tardía. La condición también se ha correlacionado con niveles altos de estrógenos en el cuerpo en comparación a la progesterona. La mayoría de los casos se presentan con sangrado vaginal anormal como primera señal.

Cáncer cérvico uterino. Es el resultado de agentes patógenos de transmisión sexual y es menos común que el cáncer de endometrio. El riesgo aumenta con el número de parejas sexuales que una mujer ha tenido y con la pérdida temprana de su virginidad. El virus del papiloma humano (VPH) desempeña un papel muy claro. El VPH es la causa de las verrugas genitales. El tabaquismo también aumenta el riesgo.

Cáncer de ovario. Afecta a una de cada setenta mujeres. Y una de cada cien muere por esto. Su incidencia aumenta alrededor de la menopausia y en la posmenopausia. Sorprendentemente, el riesgo de desarrollar cáncer de ovario disminuye con el uso de anticonceptivos orales. Los factores de riesgo incluyen la obesidad, la nuliparidad, la infertilidad, la maternidad tardía y la menopausia tardía. Hay disponible un análisis de sangre para su revisión. La prueba se llama CA-125. La exactitud de las pruebas de monitoreo de la sangre son controversiales.

Melanoma maligno. Es la forma más agresiva de cáncer de piel. Mientras que la condición es muy agresiva y a menudo mortal cuando se diagnostica en sus etapas finales, el diagnóstico temprano conduce a una tasa de curación cercana al 100 %. Otros cánceres de piel como de células basales y carcinomas de células escamosas son menos agresivas, con tasas más bajas de metástasis. El tratamiento médico de estos cánceres es muy eficaz.

Tabla.- Los procedimientos de detección temprana de cáncer en las sociedades americanas
.
.
.
.
.

Terapia tradicional contra el cáncer

Las terapias tradicionales para tratar el cáncer se basan en dos principios simples: eliminar las células cancerosas mientras sea posible y destruir las células que quedan. Para lograr estos objetivos, se utiliza la cirugía cuando se encuentra el cáncer maligno sin haber hecho metástasis. La cirugía también puede llevarse a cabo si hay metástasis, la extirpación del tumor aumentará la calidad de vida y si todos los ganglios linfáticos circundantes son de fácil acceso.

Ya sea como complemento o como alternativa a la cirugía, se emplean las terapias de radiación. Las cuales utilizan rayos gamma, neutrones, protones, electrones y radiación para destruir tumores localizados. Para algunos tipos de cáncer como el cáncer de próstata y ciertos tipos de cáncer cerebral, una semilla radioactiva puede ser implantada en el tumor para destruirlo desde dentro hacia fuera. La radiación también se puede emplear como un isótopo que se inyecta en la sangre, si el cáncer tiene una tendencia a recoger los isótopos del torrente sanguíneo. Esto es común para los cánceres de tiroides. Mientras que la radiación daña o mata las células malignas, también causa daños a las células sanas cercanas.

Quimioterapia. Es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Las drogas no son específicas y están repartidas por todo el cuerpo. Estas drogas son altamente tóxicas y destruyen tanto las células sanas como las cancerosas. Tan crudo como suena, el éxito depende de la capacidad del medicamento para matar las células cancerosas antes de matar al paciente. Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia incluyen vómitos, llagas en la boca, pérdida de pelo y pérdida del apetito.

Para algunos tipos de cáncer, las terapias endócrinas son algo eficaces. Estas endócrinas implican la alteración de los niveles hormonales en el cuerpo. En el tratamiento del cáncer de próstata, una orquiotomía (extirpación de los testículos) se puede realizar para disminuir los niveles de testosterona. Además, se pueden administrar estrógenos. Al disminuir la testosterona y aumentar el estrógeno, el crecimiento de las células de cáncer de próstata es más lento. Otros tipos de cáncer, como el de mama responden positivamente a los niveles más bajos de estrógenos. Un medicamento llamado Tamoxofin se utiliza a veces como parte del tratamiento del cáncer de mama. Su acción consiste en reducir los niveles de estrógenos. Además, los ovarios se eliminan para reducir aún más los niveles de estrógeno.

Terapias biológicas. Se emplean en el tratamiento de la sangre y de ciertos tipos de cánceres linfáticos. El interferón y las interleucinas son medicamentos anti-virales. Los cuales retrasan la progresión de la leucemia y los linfomas y en algunos casos conducen a la curación.

El enfoque occidental de la gestión del cáncer brinda oportunidades para la curación, así como grandes desafíos. Con la detección temprana, antes de la metástasis, la medicina occidental a menudo puede ofrecer a los pacientes resultados excelentes. Sin embargo, el pronóstico a largo plazo para los cánceres que han hecho metástasis es mucho menos optimista. En la segunda parte de esta serie, se estudiará el conocimiento y el enfoque de Ayurveda para el cáncer, así como importantes terapias nutricionales y herbales.

Fuente: escuelaayurveda.com

ACERCA DEL AUTOR: El Dr. Marc Halpern, D.C.,C.A.S.,P.K.S. (ayurvedacharya), es uno de los pioneros de la medicina ayurvédica en Occidente y es considerado como un gran profesional y maestro de la medicina ayurvédica en los Estados Unidos. También es uno de los pocos occidentales reconocidos en la India como una autoridad en la medicina ayurvédica. Recibió el reconocimiento como mejor médico ayurvédico en la India. Un pilar en el desarrollo de la profesión en Occidente, es el cofundador de la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica en la cual prestó su servicio como consejero del Comité Nacional de Medicina Ayurvédica desde sus inicios en el año 2000 hasta el 2005. Asimismo, es cofundador de la Asociación de California de Medicina Ayurvédica. El Dr. Halpern es Doctor en Quiropráctica con posgrado en Medicina Holística. También ha estudiado con muchos notables maestros en la India y en los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s