Cuidado de la dispepsia no ulcerosa (por John Sekerka, CAS)


Introducción

Los problemas estomacales o la acidez estomacal ocasional no se deben necesariamente a un exceso de ácido en el estómago, aunque podemos encontrar una variedad de medicinas (OTC) que ayudan a reducir la acidez estomacal y resuelven el problema aparentemente.

¿Cuáles son las opciones para las personas que tienen problemas estomacales o DNU (dispepsia no-ulcerosa) debido a los alimentos? ¿Se trata de uno o varios problemas? ¿Debería ser el mismo tratamiento para cada persona o debería variar dependiendo de cada una? ¿Son los medicamentos siempre necesarios? Al tener un bombardeo de promociones sobre antiácidos y otros medicamentos relacionados con la acidez e indigestión muchas personas no sabrán que hay otras opciones para estos tipos de problemas tan comunes. Primero, hay que ver el problema desde el punto de vista Occidental, desde el enfoque de la no utilización de medicamentos y luego, desde el punto de vista ayurvédico.

La DNU es un dolor en la zona superior abdominal donde no encontramos una úlcera, suele ser dos veces más común que una úlcera, y probablemente nos encamine hacia tenerla. En la mitad de los casos de DNU o indigestión, no se encuentra una causa aparente, pero se recurre a los medicamentos usualmente para controlar los síntomas.

La medicina alópata se centra en el daño del órgano y puede dar por alto la función del tracto gastrointestinal (TG). El tracto gastrointestinal es un sistema muy integrado vía la regulación nerviosa y hormonal, y todas las medicinas tienen un efecto secundario de interrupción o “paro” de algunas funciones del TG. Hay muy poco entendimiento de lo que es el DNU y, por consecuencia, no hay cuidados específicos dentro de los tratamientos médicos estándares.

La DNU puede parecerse a las úlceras, la gastritis o la hernia hiatal, pero si no se encuentra una causa o daño específico, se le llama DNU o Dispepsia Funcional, o simplemente indigestión sin ningún tratamiento aparente. Los síntomas son similares para cada condición: dolor continuo, malestar al estar saciado, estómago estático, distensión, dolor o ardor en el epigastrio (zona superior media del abdomen) con o sin náusea.

Se piensa que el exceso de acidez estomacal no es el problema, seguramente sea una protección inadecuada del estomago contra el ácido. Los síntomas también pueden deberse a una movilidad gástrica lenta o a un aumento de la sensibilidad visceral.

Los problemas psicológicos también pueden afectar a la DNU. Eventos estresantes provocan respuestas en las vísceras, pero personas que tienen DNU no parecen estar más estresadas que quienes no lo tienen. La pregunta es, ¿las personas con DNU reaccionan más fuertemente ante el estrés provocando los síntomas? La aplicación de técnicas de relajación en pacientes ha probado que pueden ser muy efectivas para reducir sus secreciones gástricas ácidas. La función balanceada digestiva a través de la reducción del estrés, puede ser atribuida parcialmente a un cambio global del sistema nervioso simpático al parasimpático.

La dieta relacionada con DNU es importante pero no está bien definida. Algunos alimentos y otras sustancias se les atribuyen un aumento de los síntomas como en los picantes, ácidos y alimentos con altas grasas, alcohol, tabaco, café, analgésicos y otros medicamentos. Estos son reducidos o eliminados para ayudar a mitigar los síntomas.

En un enfoque funcional para la salud y la nutrición, la dieta y los hábitos alimenticios juegan un rol mucho más importante que el modelo alopático estándar. A continuación hay una visión funcional de la digestión.

La digestión comienza en la fase cefálica en la que cualquier estímulo sensorial o hasta los mismos pensamientos pueden provocar respuestas digestivas en el cuerpo. Estas respuestas incluyen termodinámicas, salivales, cardiacas, flujo sanguíneo mesentérico, diurético, secreción de enzimas digestivas, secreciones gástricas alteradas, movilidad intestinal alterada, liberación de hormonas GI y otros cambios en el proceso intestinal. Los impulsos viajan a través del nervio vago hacia el estómago donde la acetilcolina estimula la mucosidad, acidez y secreciones pepsinógenas en el cuerpo y liberación gastrina en el antro. La respuesta es mayor cuando a la persona le gustan los alimentos, un hecho importante con un paciente anoréxico. Para apoyar de manera total la digestión es necesario comer de manera tranquila y masticar adecuadamente. Para algunos, esto puede ser mucho más útil que depender de enzimas digestivas, glandulares, amargos u otros facilitadores digestivos.

En la boca o en la fase lingual, la secreción adecuada de saliva es necesaria para una buena digestión. Además, enzimas como la alfa-amilasa de la saliva, también contiene sustancias importantes como mucopolisacáridos (fluidos que contienen iones) y transcobalamina III (necesaria para la absorción de la vitamina B12). La digestión de las grasas se inicia en la boca gracias a la lipasa lingual de las glándulas en la base de la lengua. Hidrólisis lipasa lingual de triglicéridos de cadena corta y mediana son más fáciles que los triglicéridos de cadena larga. Esto también es cierto para la lipasa gástrica. Las dos lipasas son resistentes a las enzimas proteolíticas y al ambiente ácido del estómago, así que la digestión de los triglicéridos de cadenas cortas y medianas continúa en el estómago, pero la digestión principal de grasas es realizada en el intestino delgado. La deshidratación reduce la secreción salival, así como en la vejez, y por ende, se reducen las respuestas digestivas.

La digestión en el estómago es el resultado de una coordinación propia de los ácidos hidroclóricos y la pepsina, junto con otras sustancias. La gastrina y factores intrínsecos son los otros dos compuestos que se producen exclusivamente en el estómago. En la fase gástrica, la estimulación de secreciones es a través del contacto directo con los alimentos, un aumento en el PH y por distensión o receptores mecánicos. Además del trabajo principal de digerir alimentos proteínicos, una cantidad apropiada de ácidos hidroclóricos son necesarios para:

•La absorción de minerales
•Balance ácido-base
•Para matar microorganismos
•Conviertir los pepsinógenos en pepsina (a un ph de 2)
•Inhibir la secreción de gastrina
•Estimular la secreción de la secretina

La gastrina estimula la secreción de ácidos y pepsinógenos, aumenta el flujo sanguíneo gástrico, produce contracciones circulares musculares en el estómago y aumento de la mucosa del estómago e intestino delgado. Por lo que no hay muchas respuestas coordinadas gracias a la comida para tener secreciones adecuadas y una buena digestión, sino también los sistemas de retroalimentación para regular las secreciones cuando ya no son necesitadas. La mezcla de los contenidos del estómago parte de la mitad del estómago hacia el duodeno. Esta mezcla, con una presión hacia bajo desde la parte superior estomacal, ayuda a vaciar los contenidos. El tiempo requerido para vaciar el estómago depende de varios factores. Sólidos, lípidos y soluciones de alta presión osmótica vacían más lentamente que soluciones que son isotónicas. Lo sólidos se eliminan más lento que los líquidos. Hay receptores en el duodeno que responden al contenido de los lípidos, acidez y presión osmótica del quimo. Algunos de los factores involucrados en el vaciado son las hormonas gastrointestinales y los reflejos neurológicos. El reflejo entero-gástrico inhibe la peristalsis (movimiento propio del sistema gastrointestinal) en el antro, que se encuentra al lado del duodeno, por presión osmótica alta o baja, o cuando la acidez es alta en el duodeno. El tamaño de las partículas, la viscosidad del quimo y el volumen del contenido gástrico también afecta el tiempo del vaciado. El estrés emocional afecta también la movilidad a través del sistema nervioso autónomo.

La hipoclorhidria es el componente de una mala digestión. Se trata de una secreción inadecuada de los jugos gástricos por células parietales en la pared del estómago. Una dieta con exceso proteínico aumenta la producción de la acidez y una dieta rica en grasa estimula la secreción excesiva de ácido. Los medicamentos que reducen el ácido, H2 bloqueadores del receptor de la histamina y los inhibidores de la bomba de protones, se encuentran disponibles sin fórmula médica, así que la dieta que induce a la hiperacidez se convierte en hipoacidez gracias a los medicamentos que muchos adultos utilizan en EE.UU. por causas de indigestión no exploradas. Los investigadores sugieren que una acidez gástrica baja puede influir al desarrollo de enfermedades como:

•Artritis reumatoide
•Acné rosácea
•Ciática
•Diabetes mellitus
•Eczemas
•Hepatitis
•Asma, entre otros.

La habilidad de producir ácido disminuye con la edad y más de la mitad de la población arriba de los 60 tiene insuficiente habilidad de secreción. Algunos signos y síntomas comunes de una acidez gástrica baja son:

•Inflamación, eructos, ardor y flatulencia inmediata después de la ingesta de los alimentos
•Una sensación de estar lleno después de los alimentos
•Indigestión, diarrea o estreñimiento
•Alergias simples a alimentos
•Alimentos sin digerir en las heces
•Acné post adolescente
•Náusea después de tomar suplementos, etc.

La reducción crónica de secreción gástrica invita al aumento de bacterias en el estómago

La bacteria Helicobacter pylori en el intestino delgado compromete la digestión de los nutrientes y la absorción especialmente de las vitaminas B, hierro y calcio. H. pylori no parece causar úlceras, pero dejarla sin tratamiento puede provocar gastritis atrófica. De manera que, si la gastritis progresa a una úlcera, entonces H. pylori tendrá que ser tratada con medicamentos que controlan el ácido y antibióticos, como se hace usualmente.

En el tratamiento de DNU, la medicina alopática reconoce que: no hay razón para la medicación, pero se utiliza generalmente como efecto placebo y las drogas son consideradas seguras. Aunque el exceso de ácido no sea el problema a corto plazo, algunas personas se sienten mejor con el medicamento para reducir la acidez o apresurar el tiempo de vaciado del estómago. El tratamiento solo requiere de cambios en la dieta y estilo de vida para reducir los síntomas. Primero veremos los medicamentos y luego a la dieta y otros cambios.

Las drogas que se desarrollaron para el tratamiento de la úlcera ahora son utilizadas para todo tipo de problema que se manifieste como acidez e indigestión aunque no haya úlcera. Estas son las drogas utilizadas con mayor frecuencia:

•Antiácidos que son utilizados para neutralizar los ácidos: los que contienen aluminio causan estreñimiento, los que contienen magnesio pueden causar diarrea, prelief (glicerosfato de calcio) se toma en las comidas para reducir el ácido estomacal, bloqueadores H2 del receptor de la histamina para reducir la secreción del ácido de las células parietales, a través de la liberación de histamina estimulado por el nervio vago. Esto incluye Tagamet, Pepsid, Azid y Zantac.
•Inhibidores de bomba de protón: Previcid, Prilosec, Nexium, Aciphex y Protonix que son muy promocionados hoy en día, y ahora utilizados más que los bloqueadores H2 del receptor de la histamina.
•Agentes de movilidad que aumentan el vaciado gástrico y aumentan la presión del esfínter esofágico inferior. Regulan y promueven la evacuación.
•Y medicamentos protectores: Cytotec, Arthrotec y Carafate.

En caso de infección o aparente infección de H. pylori el medicamento más común es Pepto-Bismol, el cual ha mostrado su efectividad al tomarse usualmente en 4 dosis al día por dos semanas con menos efectos secundarios que otros medicamentos comunes y terapias con antibióticos. Los posibles efectos secundarios de estos medicamentos son numerosos y están enlistados a continuación.

Para el paro de secreciones ácidas estomacales como Prilosec y Prevacid: diarrea, dolor abdominal,náusea, vómito, acidez, necrosis hepática, pancreatitis, dolores de cabeza, dolor en la espalda, anemia, infecciones, entre otros.

Drogas para movilidad gástrica (como Propulsid y Reglan): taquicardia ventricular y fibrilación, dolor de cabeza, diarrea, dolor abdominal, náusea, estreñimiento, dolor en las articulaciones.

Agentes citoprotectores (como Cytotec que aumenta el bicarbonato y la producción de mucosidad): náusea, vómito, gases, acidez, diarrea, estreñimiento, dolor abdominal, abortos, menstruaciones irregulares, dolores de cabeza, depresión, impotencia, dolor en el pecho, arritmia, presión arterial alta, coágulos, hemorragia TG, malfuncionamiento del hígado, entre otros.

Medicamento para recubrimiento estomacal (para protección contra la acidez como Carafate): diarrea, náusea, vómito, resequedad en la boca, para la pepsina y contiene aluminio, que tiene posibles vínculos en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y pérdida de huesos.

Bloqueadores H2 (- Tagamet, Zantec, Pepcid, Axid, Mylanta – reducen la producción de ácido): realizan procesos de desintoxicación del hígado de manera desigual, lo que aumenta los efectos secundarios de otros medicamentos y químicos ambientales que usan el mismo camino para la desintoxicación. Arritmias, hipertensión, dolores de cabeza, malfuncionamiento del hígado, pérdida de cabello, anemia, artritis, bloqueo de la conducción del nervio en el corazón, entre otros.

Los medicamentos antes mencionados son destinados para reducir los síntomas de DNU y reducen el dolor asociado con el mismo, pero, al final, causan más problemas al TG y ocultan más las causas de la indigestión.

Hay varios suplementos y medicamentos, mencionados abajo, que pueden empeorar los síntomas de la gastritis y pueden también negativamente afectar la DNU.

Fuente: escuelaayurveda.com

ACERCA DEL AUTOR: El Dr. Marc Halpern, D.C.,C.A.S.,P.K.S. (ayurvedacharya), es uno de los pioneros de la medicina ayurvédica en Occidente y es considerado como un gran profesional y maestro de la medicina ayurvédica en los Estados Unidos. También es uno de los pocos occidentales reconocidos en la India como una autoridad en la medicina ayurvédica. Recibió el reconocimiento como mejor médico ayurvédico en la India. Un pilar en el desarrollo de la profesión en Occidente, es el cofundador de la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica en la cual prestó su servicio como consejero del Comité Nacional de Medicina Ayurvédica desde sus inicios en el año 2000 hasta el 2005. Asimismo, es cofundador de la Asociación de California de Medicina Ayurvédica. El Dr. Halpern es Doctor en Quiropráctica con posgrado en Medicina Holística. También ha estudiado con muchos notables maestros en la India y en los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s