Cómo hacer meditación de concentración


La práctica de la meditación de concentración es uno de los tres tipos principales de práctica de meditación: concentración, conciencia abierta y guiada. El objetivo de la meditación de concentración es desarrollar una atención concentrada dirigida a algún objeto: una imagen, un aliento, la llama de una vela o una palabra o frase. Volver continuamente la atención a este objeto desarrolla la habilidad de permanecer calmado, concentrado y conectado a tierra.

Practicar la meditación de concentración

Encuentra un lugar tranquilo y privado para meditar. Idealmente, su meditación debe realizarse en un espacio libre de mascotas, ruidos que distraigan u otras personas. Algunas personas optan por reservar un rincón de una habitación en sus hogares con el único propósito de meditar. Otros prefieren sentarse afuera, si el clima lo permite.
Sentarse en el mismo lugar puede ayudarlo a aumentar su capacidad de concentración. Tu cuerpo comenzará a asociar esta área con la meditación y nada más.
Muchas personas descubren que la meditación matutina les ayuda a comenzar el día. Otros prefieren meditar al final del día. Una oficina privada ofrece la oportunidad de meditar durante la jornada laboral.

Siéntese cómodamente. Tu cuerpo no debería sentir molestias durante la meditación. El objetivo es sentirse cómodo en su cuerpo mientras permite que su atención se concentre completamente en el objeto de concentración.
Use ropa holgada y cómoda que no pellizque ni corte la circulación. No se recomienda la ropa que se frunza detrás de las rodillas cuando está sentado.
La meditación de concentración generalmente se practica sentado o de pie, pero puede practicarse acostado si es necesario.

Pon un temporizador. Debido a que necesitará entrenar tanto su cuerpo como su mente para la meditación, comience con sesiones cortas, de 5 a 10 minutos de duración. Puedes repetir estas breves sesiones a lo largo del día.
Use un temporizador en lugar de un reloj para no tener la distracción de verificar cuánto tiempo le queda. Si tiene sueño, también puede evitar que se quede dormido por más tiempo del que le ha asignado.
Trabaje gradualmente hasta alcanzar intervalos de tiempo más largos. Después de varias semanas de meditación de 10 minutos, por ejemplo, aumente el tiempo en 5 minutos, luego en 10 minutos.
Hay muchas aplicaciones de temporizador de meditación disponibles para ayudarlo, o puede usar un temporizador de cocina común. No importa lo que use para establecer la hora, siempre que deje de lado la necesidad de atenderla.
CONSEJO DE EXPERTO

Entrenador de meditación certificado por SOKEN GRAF
¿Sabías? Para comenzar a ver mejoras en su capacidad de concentración, debe meditar durante al menos 8 minutos y medio por sesión. Con el tiempo, puede aumentar eso hasta 25 minutos, pero no creo que realmente necesite repasar eso.

Permita que sus párpados se relajen. Puede optar por cerrar los ojos o mantenerlos parcialmente abiertos sin estar completamente enfocado. Si se enfoca visualmente en un objeto de concentración, asegúrese de que sus ojos estén completamente relajados.
Nunca fuerce la vista ni mantenga la tensión en sus ojos. Esto incluye los párpados, los músculos pequeños alrededor de los ojos y los músculos que mueven los ojos.
Puede mantener sus labios en una leve sonrisa, labios cerrados.

Dirija su atención al foco de concentración. Muchas personas optaron por concentrarse en la respiración. No fuerce su atención ni se frustre consigo mismo cuando se distraiga. Cuando esté distraído, simplemente redirija su atención. Esta forma de meditación no tiene la intención de ser estresante ni coercitiva.
Si ha elegido concentrarse en la respiración, dirija su atención a su respiración mientras inhala y exhala. Una inhalación y exhalación completas será una respiración. En tu mente, concéntrate en el número 1. Luego respira otra vez, hasta dentro y fuera. Esta es la respiración 2. Continúe hasta que haya contado 10 respiraciones. Entonces empieza de nuevo. Mantener su atención en este recuento profundizará su meditación de concentración.
Su elección de objetos puede variar según el día, la situación en la que se encuentre o las experiencias que tenga a medida que continúa su práctica. Permítase experimentar con diferentes objetos.
Disfrutar de la práctica de la concentración es un placer, pero no un objetivo. Permita que sus sentimientos surjan como quieran. Fíjate en ellos y déjalos ir.

Deja a un lado los pensamientos que te distraigan. El objetivo de la meditación de concentración es entrenar la mente para un enfoque continuo. Cuando surjan pensamientos o sentimientos, fíjese en ellos y vuelva su atención al objeto de su enfoque. [
Si comienza a sentir decepción, frustración o irritación consigo mismo por estar distraído, este sentimiento en sí mismo es una distracción. Note el sentimiento y regrese al objeto de concentración.
Existe un sutil equilibrio entre sujetar el objeto de concentración con demasiada fuerza y ​​sujetarlo con demasiada holgura. Cuando la concentración se mantiene con demasiada fuerza, sentirá una cierta tensión que impide su progreso espiritual. Cuando lo sostienes con demasiada holgura, te distraerás.
Algunas personas experimentan un cambio en su conciencia entre ellas mismas y el objeto de concentración. Puede encontrar que siente una cierta sensación de fusionarse con el objeto. No tengas miedo: esta es una sensación común y un signo de una percepción más profunda.

¿Cuál de los siguientes hábitos le ayudará a aumentar su capacidad de concentración?

Meditar en el trabajo.
Sentarse en el mismo lugar cada vez que medita.
Elegir diferentes lugares para la meditación.
Mediar en casa.

Colocando su cuerpo

Elija ponerse de pie para la meditación. Esta postura permite la meditación libre de la distracción de las dolencias físicas, la sensación de tener las piernas “dormidas” y puede ser beneficiosa para las personas que trabajan en una postura sentada durante gran parte del día.
Párese con el peso sobre las puntas del pie y doble ligeramente las rodillas para que la espalda quede recta.
Gire los dedos de los pies ligeramente hacia adentro, con las piernas separadas al ancho de los hombros.

Elija sentarse a meditar. La posición tradicional para la meditación es sentarse, ya sea en el suelo o en un “zafu”, un pequeño cojín redondo. Los practicantes modernos pueden optar por sentarse en una silla si es necesario para el apoyo físico. El método sentado permite una mayor estabilidad.
Si usa un zafu, colóquelo en una zona tranquila. Puede optar por colocarlo sobre un tapete o manta para evitar que sus rodillas descansen sobre el suelo duro.
Baje su cuerpo sobre el zafu. Coloque las nalgas en el tercio superior del zafu, de modo que las nalgas queden ligeramente elevadas y las rodillas dirigidas hacia el suelo o apoyadas en él. Use un cojín debajo de las rodillas si es necesario.
Imagínese la parte superior de su cabeza tirada con una cuerda imaginaria hacia el cielo, enderezando la columna vertebral. Sienta una suave curva en la parte inferior de la columna.

Organiza tus manos. En una posición sentada, puede permitir que sus manos descansen, con las palmas hacia arriba, sobre los muslos. También puede elegir una posición más tradicional, con las manos juntas.
Manteniendo los brazos ligeramente separados del cuerpo, junte suavemente las manos como si estuviera sosteniendo una pelota de playa. Coloque su mano izquierda sobre su mano derecha, palmas hacia arriba, pulgares juntos.
Si sus brazos son cortos, puede descansarlos sobre un cojín colocado en los muslos. Esto es particularmente útil si está sentado en una silla.

¿Cuál es la postura adecuada para meditar estando de pie?

Manteniendo las piernas juntas y los hombros relajados.
Manteniendo las rodillas rígidas mientras descansa su peso sobre sus talones.
Manteniendo la espalda recta con las rodillas ligeramente flexionadas.

Seleccionar un objeto

Elija un objeto para su meditación de concentración. El objeto que seleccione debe ser uno en el que sea fácil para que su atención descanse, que genere emociones agradables sin demasiada emoción o aburrimiento. Si selecciona un objeto que tiene significado para usted, trate de no permitir que sus asociaciones lo distraigan. El objetivo es centrarse en el objeto en sí.
Elegir un objeto de los sentidos es una técnica de meditación ancestral. Algunas tradiciones fomentan la meditación sobre los elementos (tierra, aire, fuego, agua). Otros se enfocan en lugares sagrados dentro del cuerpo o chakras.
Hay literalmente miles de posibles objetos entre los que elegir. Las opciones populares incluyen: la llama de una vela, un símbolo u objeto sagrado de la tradición religiosa que tenga significado para usted, una palabra o frase corta que sea sagrada para usted.
Recuerde, es el entrenamiento de la mente, no el objeto, el objetivo de la meditación de concentración. Un médico experto podría concentrarse en una caja de pañuelos con el mismo éxito.

Enciende una vela. Centrar su atención en la llama de una vela se llama meditación Tatrek. Coloque su cuerpo lo suficientemente lejos de la vela para que pueda enfocar fácilmente su mirada en ella.
Asegúrese de que su vela esté colocada en un área tranquila y sin corrientes de aire. Una llama que baila con la brisa creará preocupación de que su llama se extinga.
Seleccione una vela sin perfume para una concentración óptima. Una vela perfumada puede distraer la atención de su meditación.

Lea un breve pasaje de un texto sagrado. En algunas tradiciones, este tipo de meditación se conoce como Lectio Divinio o “lectura divina”. Lee despacio. Una determinada palabra o frase puede llamar su atención. Cuando lo haga, permita que su atención permanezca en esta palabra o frase para su práctica de meditación.
Puede memorizar la palabra o frase, o puede dejar abiertas las páginas de su texto y volver a leerlas según sea necesario.
Las palabras del texto pueden volverse abstractas, perdiendo su significado anterior. Esto esta bien. Las palabras en sí mismas no son importantes. Son solo un camino hacia la práctica meditativa.

Elige la respiración. Para la meditación de concentración, cierre la boca y respire por la nariz, a menos que la nariz esté ocluida. Respirar por la nariz permite una mayor amplitud de sensaciones.
La concentración en la meditación respiratoria se llama meditación Zazen. Esta forma de meditación anima al practicante a concentrarse en el hecho de la respiración. Contar cada respiración, comenzando en 1 y continuando hasta 10, es una forma de práctica de Zazen.
La concentración en las sensaciones físicas de la respiración se denomina meditación Vipassana. Estas sensaciones pueden ser externas, como la sensación de la respiración contra el labio superior, o internas, como la conciencia de que la respiración fluye hacia el área superior, media e inferior de los pulmones. También puede incorporar la conciencia de que la respiración fluye hacia regiones particulares del cuerpo conocidas como chakras.

¿Qué tipo de objeto de meditación debería intentar seleccionar?

Un objeto de los sentidos.
Un objeto que te excita.
Un objeto con el que tienes fuertes asociaciones.

Fuente: wikihow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s